EN LA BUSQUEDA DE LA MODERNIZACION DE LAS SOCIEDADES LATINOAMERICANAS [PARTE I]

14/06/2010 in Actualidad,Innovación | Comments (2)

Tags: , , , , , ,

14.06.2010. Prof. Felipe Pérez Pineda, Ph.D. 

Quiero hablar en esta ocasión de la modernización de las sociedades en dos partes. Esta primera parte es en donde expongo algunas ideas generales sobre el tema de la modernización, y en una segunda parte me referiré a América Latina, el nacimiento de las sociedades modernas con los problemas que dieron orígen a las sociedades de hoy en día. 

La Teoría de la Modernización no solo hace énfasis al proceso de cambio sino que también a las respuestas a dicho cambio. Se enfoca además en las dinámicas internas mientras se refiere a las estructuras sociales y culturales y a la adaptación de nuevas tecnologías. Los principios básicos de la teoría de la Modernización datan del siglo XVIII con la idea de que las personas por si mismas pueden desarrollarse y cambiar su sociedad. Más aún, avances tecnológicos y cambios económicos pueden permitir cambios en moral y valores culturales.

En adición a explicar la estructura social y la evolución de las sociedades, también se desarrolló el concepto del funcionalismo que hace énfasis en la interdependencia de las instituciones en una sociedad y su interacción para mantener la unidad social y cultural. Según la idea de la evolución social, las sociedades y las culturas evolucionan con el tiempo, como un organismo viviente, siendo la evolución social similar a la evolución biológica en lo que se refiere al desarrollo de sus componentes.

 Según el sociólogo francés Emile Durkheim (1858-1917), como los organismos, las sociedades progresan a través de diferentes fases comenzando por lo general con un nivel más simple y después desarrollándose hasta llegar a niveles más complejos. Las sociedades se adaptan a sus ambientes inmediatos, pero además interactúan con otras sociedades, lo que contribuye a su progreso y desarrollo. Las situaciones internas en los estados afectan el proceso de modernización.

Un estado en el que solo las élites son recompensadas y la corrupción gubernamental es prevalente causa a su vez que este se vea negativamente afectado en términos de su propia modernización. Esto puede retrasar el proceso de desarrollo económico y la productividad de una sociedad y conducir a que el capital y los recursos fluyan hacia otros países que presenten condiciones más favorables hacia la inversión.

Para que una sociedad pueda desarrollarse necesita estabilidad tanto a lo interno como a lo externo. A lo externo, la influencia de la globalización ha sido y es poderosa. La Globalización puede definirse como la integración de culturas económicas, políticas y sociales y se podría decir que está relacionada con la diseminación de la modernización a través de las fronteras.

Avances en la tecnología de transporte (se espera que para 2010 el turismo masivo va a mover aproximadamente 940 millones de viajeros), asimismo la industria de las comunicaciones (telefonía, TV y servicios on-line) ha permitido que el capitalismo se difunda virtualmente a cada rincón del globo. Se dice que la Globalización también hace evidente las disparidades entre los ricos y pobres en las diferentes naciones, un problema agudo en Latinoamérica.

El panorama de las ciudades latinoamericanas ha venido cambiando paulatinamente. Se dice por ejemplo de Brasil que es ver Bélgica y Nigeria al mismo tiempo dependiendo del lugar que se visite; y es que en las ciudades de Latinoamérica coexisten “bolsas” donde la tecnología, infraestructura y confort del mundo industrializado existen al lado de otras zonas de pobreza extrema y violencia endémica. Esto injustamente crea enemigos ideológicos de la Globalización (que siempre se ha presentado en varias oleadas a lo largo de la historia), atribuyéndole las culpas por problemas de inequidad social que son mas bien de naturaleza endógena.

 Con respecto al papel de la tecnología, se reconoce que esta es una fuerza determinante de cambio social. Las nuevas tecnologías por si mismas no cambian a la sociedad, es precisamente la respuesta de estas hacia el cambio tecnológico la determinante de dicho cambio. La historia provee suficientes ejemplos de cómo el cambio tecnológico ha contribuido a la modernización de las sociedades.

 En nuestros días por ejemplo, la telefonía celular ha permitido una mayor conectividad en países pobres donde la infraestructura de comunicaciones no está muy desarrollada, esto también ha permitido acceso a la Internet que está jugando un rol importante inclusive en términos de una mayor alfabetización entre la población de bajos ingresos.

 El rol del sistema económico en la modernización ha sido estudiado por varios autores; Walt Rostov en su libro “The Stages of Economic Growth” (1960)  habla sobre los factores que necesita desarrollar un país para llegar al camino de  la modernización. Otros autores  han investigado la conexión entre democracia, buena gobernabilidad, eficiencia y modernización. David McClelland en su obra “The Achieving Society” (1967) se aproxima al tema desde la perspectiva psicológica con su teoría de la Motivación, argumentando que la modernización no puede ocurrir en sociedades que no valúan la innovación, el éxito y la libre empresa. Alex Inkeles en “Becoming Modern” (1974) habla de un modelo de personalidad moderna, el cual necesita ser independiente, activo, interesado en políticas públicas y elementos culturales, abierto hacia nuevas experiencias, racional y que sea capaz de crear planes futuros de largo plazo.

 Finalmente, otros tratan de interpretar el fenómeno de la modernización en sociedades que cambian radical y rápidamente a costa de abandonar una parte importante de sus valores y tradiciones. Algunos sostienen que este cambio abrupto vale la pena dados los resultados. Son los que ven a las tradiciones formando más bien un obstáculo en contra del crecimiento económico.

 Otros sin embargo, mucho más críticos, insisten que algunas veces las sociedades tradicionales se ven destruidas sin obtener las ganancias prometidas. Estos creen que la brecha entre las sociedades más avanzadas y este tipo de sociedad inclusive puede verse aún mas profundizada. En otras palabras, el efecto neto de la modernización para estas sociedades es el reemplazo de la pobreza tradicional por una “más moderna” forma de miseria. Otros refutan a estos críticos arguyendo que estos omiten mencionar las mejoras en los estándares de vida, en la infraestructura física, en los niveles de educación y en oportunidades económicas que hacen que el cambio valga la pena.

 Vamos, tomando como punto de partida este conjunto de ideas, a hablar en el próximo artículo sobre Latinoamérica. Creo que es importante conocer el orígen de las repúblicas latinoamericanas para ser un poco más reflexivos y proactivos sobre los tan necesarios cambios que estas sociedades esperan desde hace muchos años.

 Creo que a veces se pretende entender estas sociedades por un lado basados en análisis macroeconómicos en reducidísimos horizontes de tiempo y recetas pragmáticas elaborados por gente bien educada mas de ninguna manera sabia o a través del torpe transplante de doctrinas desarrolladas en otras sociedades y en otros contextos históricos que después se transforman en dogmas de un signo político o del otro.

Share

2 Responses to “EN LA BUSQUEDA DE LA MODERNIZACION DE LAS SOCIEDADES LATINOAMERICANAS [PARTE I]”

RSS feed for comments on this post.

  1. Comment by Carolina Betts23/10/2010 at 7:06 pm  

    Excelente artículo, la modernización de las sociedades en un element vital para las futuras generaciones, sobre todo teniendo en cuenta la onda verde y la conservación del plantea. Ademas es un ejemplo que se da a los jóvenes sobre la planeación y como lograr los objetivos propuestos. Sigan adelante.

    Carolina B

    blog planeacion administrativa

  2. Comment by Manuel Jaen15/06/2010 at 5:51 pm  

    Creo que lo que más persiste y visibles en las economías latinoamericanas es justamente en su capacidad de adaptarse rápidamente los nuevos paradigmas sociales, con los cuales les es más fácil identificarse. Lo que considero muy presente históricamente en la región es la directriz persistente que es más importante es la riqueza inmediata individual, que la trascendencia cultural social.

    Luego está la prioridad entre lo racional y lo creativo para resolver y adaptar la conciencia a la necesidad social. Una solución a este hecho puede estar en distinguir la diferencia entre evolucionar tecnológicamente y evolucionar socialmente con la aplicación de la tecnología. La forma de hacer debe suministrar el diseño para realizarlo. En Latinoamérica estamos muy enfocados en la forma de hacer las cosas y no en adaptamos nuevos diseños sociales más eficaces, debemos aprender a ser más amplios.

    La limitación real en nuestras sociedades para permitir que la innovación esté al alcance de todos, está presente pese al de escenario del mercado, que rige como una regla de acceso a la mejora. La libertad de escoger está presente en el esquema, lo hace falta es aprender a evolucionar técnicamente mejor y alienar nuestra sociedad a la nuevas formas que la tecnología que permiten mejorar.