Serie STARS 2010, #3: Salud

25/10/2010 in Actualidad,Innovación,Salud | Comments (1)

Tags: , , , ,

Por el prof. Luis Sanz, Decano Asociado de Maestrías. Artículo 3 de 7. 25 de Octubre, de 2010.

Prof. Luis Sanz, en STARS 2010

Prof. Luis Sanz, en STARS 2010

Muy relacionado con el tema de mi entrada anterior sobre tecnología, está el tema de la salud. De hecho, el Dr. Patrick Dixon planteó la analogía entre los virus y los nano-robots tan comunes en las películas de ciencia ficción como Viaje a las Estrellas (Star Trek). Con él tuvimos un animado debate sobre lo que podemos esperar en el futuro de la salud. Fue una sesión llena de mucha información, sin muchas referencias de por medio lo cual a mi yo académico lo hace dudar. En cualquier caso, muchas de las cosas expuestas parecían dentro del marco de lo posible, y sin lugar dudas alcanzaron el objetivo de estimular el debate.

Comencemos entonces por el final de la vida, que parece ser el principio del futuro de la salud. Resulta que muchas de las enfermedades actuales se deben al envejecimiento de nuestro cuerpo. Por tanto, si podemos retardar ó revertir el envejecimiento, podemos prevenir el surgimiento de muchas de estas. Y como envejecemos prácticamente de la misma forma que un gusano ó un ratón, la investigación actual se ha centrado en entender como disminuir la velocidad de este proceso en animales, con la esperanza que los resultados nos ayudarán a entender también nuestro propio proceso biológico. Y los resultados hasta el momento son alentadores.

Por supuesto, la claves está en retardar el envejecimiento al mismo tiempo que preservamos la calidad de la salud, de forma que vivir más no signifique más achaques. Pero aquí se nos presenta uno de los dilemas que acaparó la discusión: ¿si le prolongamos la esperanza de vida a toda la población del planeta, que será de la calidad de vida de los menos favorecidos ó, sin eufemismos, de los pobres? Por otro lado, ¿sería éticamente correcto alargar la expectativa de vida sólo de los ricos? Por supuesto, es un debate desde mi perspectiva absurdo por dos razones:

  1. No lo vamos a evitar. Este desarrollo se va a dar, y los primeros beneficiados serán los que puedan pagarlo.
  2. Yo no creo tener el poder de decisión sobre lo que le conviene a alguien más pobre que yo. Y me temo que si les preguntamos, la gran mayoría querría vivir más, aún con todas las limitaciones que esta vida pueda conllevar.

Lo que nos plantea entonces un segundo dilema que también se discutió en esta sesión sobre salud. ¿Cómo extender cuidados médicos de primera a toda la población del planeta, de forma tal que todos nos beneficiemos de los avances médicos? El meollo de esta pregunta no es de fácil respuesta, pues existen una serie de fuerzas contrapuestas en el modelo actual que no siempre producen los mejores resultados:

  1. Los gastos de investigación y desarrollo de nuevas drogas son muy altos, por lo que la empresa privada reclama patentes que les den un monopolio temporal que les permita realizar un retorno aceptable. En el ínterin, muchos pobres simplemente no puede pagar los costos de los mejores tratamientos.
  2. Parte de lo que encarece el desarrollo son las largas y extensas pruebas establecidas para asegurar la calidad de las drogas antes que salgan al mercado y sean utilizadas por los seres humanos.
  3. Los esfuerzos de las empresas se centran entonces en la creación de nuevos medicamentos para los mercados más rentables. ¿Será esto lo que explica que ahora tengamos píldoras que facilitan la erección masculina, mientras han sido muy pocos los avances en décadas recientes contra las enfermedades virales más comunes?

Esta discusión nos llevó a su vez a considerar un modelo alternativo: la Fundación Gates le paga a las farmacéuticas para que desarrollen un medicamento eficaz contra el SIDA, pero a cambio se queda con los derechos de propiedad intelectual, de forma que pueda asegurar una distribución a bajo costo entre los más necesitados, en particular en el continente africano. ¿Será este el modelo a seguir en el futuro: uno en el que recursos privados son utilizados para crear un bien común? Pero en este caso, ¿quién determinaría las prioridades? ¿Hay suficientes filántropos para financiar un sistema de salud alternativo que siga estos principios? ¿Qué sería de las compañías farmacéuticas, y todo su capital humano, en estas circunstancias?

Sin duda, fue una sesión que nos dejó con más preguntas que respuestas.

Post relacionados:

Share

One Response to “Serie STARS 2010, #3: Salud”

RSS feed for comments on this post.

  1. Comment by Vivir Mejor21/12/2013 at 10:54 am  

    Lo que causa un envejecimiento más rápido, es el estilo de vida tan apurado y saturado que llevamos hoy en día. Pienso que debería de hacerse énfasis en ese aspecto psicológico primero, antes que la medicina.