Archive for April 1st, 2011

¿Sub-viviendo en el sub-equipo?

01/04/2011 in Actualidad,Liderazgo,Management | Comments (1)

Tags: , ,

Prof. Germán Retana

Prof. Germán Retana

01.04.11. Por el prof. German Retana.

El prefijo “sub” tiene diversos significados: inferioridad, por debajo de, secundario, escasez, disminución. No vivir con intensidad el potencial que poseemos es “sub-vivir,” no ser realmente el equipo que podemos, equivale a constituir un “sub-equipo.” ¿Cuál es su situación en su organización?

El ser humano se comporta según las creencias que tiene de sí mismo. Ellas pueden ser tanto la plataforma para lanzarse en búsqueda de un sueño, como el techo que limite las aspiraciones. Las actitudes y conductas son la expresión visible de las convicciones. Un equipo que enfrenta a un rival convencido de que éste es superior en todos los aspectos, entra a la cancha perdiendo de antemano porque se percibe “sub-capaz” de ganar.

Una persona que se conforma con el uso restringido de sus talentos porque no se da permiso para “creérsela,” podría pasar el resto de su existencia “sub-viviendo.” Si ella integra equipos en los que encuentra otros miembros que piensan igual, entonces no se necesitará esfuerzo para conformar un “sub-equipo” y obtener resultados muy por debajo de lo que sería factible, con apenas un cambio de actitud en la valoración de sí mismos.

Los equipos no superan su rendimiento porque reciban “charlas de motivación,” sino porque sus miembros evalúan su situación actual, reconocen su enorme potencial y toman la decisión de construir, paso a paso, una identidad basada en la cohesión y el compromiso con el trabajo arduo, para concretar una desafiante visión de futuro. Ahora bien, esto no es sencillo; cada integrante posee una vida diferente y en algunos casos ni siquiera es consciente de su propio potencial. La manera en que haya evaluado sus experiencias anteriores, forja sus creencias y si éstas son limitantes el trabajo de romper el techo mental es una tarea compleja que, lamentablemente, no siempre será exitosa.

 

Mientras no ocurra una confrontación radical con el concepto que el equipo tiene de sí mismo, de nada valdrán frases, arengas, psicólogos instantáneos, ni nada que sea pasajero. Resolver pensamientos mediocres o disolver con fuerza y para siempre creencias que encarcelan propósitos, amerita un esfuerzo serio que toma tiempo, pues a veces esas limitaciones se originaron antes de que los miembros nacieran, o sea, en sus familias.

 

Disimular es más fácil que engañarnos a nosotros mismos. Cada cual es consciente de si está viviendo o sub-viviendo. Por más cordialidad que exista, los equipos saben si en verdad lo son o si apenas presentan hacia afuera una escena teatral para ocultar sus grietas internas. Así, los miembros que “viven” contribuyen a elevar el nivel de exigencia por el alto desempeño y estimulan a los que “sub-viven” a abandonar sus zonas de comodidad.

¿Es usted parte de un equipo o de un sub-equipo?

Share