Los sabios… como usted

Prof. German Retana

Prof. German Retana

Los resultados extraordinarios, crecientes, responsables y sostenibles de las organizaciones no son casualidades, sino consecuencia de mentes sabias. ¿Qué distingue a empresas y personas inspiradoras por la sabiduría mostrada en sus decisiones y acciones? ¿Cuáles de esas cualidades le caracterizan también a usted?

“La gente no sigue a las empresas por lo que hacen, sino por la razón superior de lo que hacen”, indica el conferencista empresarial, Simon Sinek. No es el “qué”, ni el “cómo”, sino el “porqué” lo que nos inspira a seguir líderes. Cuando los clientes se sienten identificados con ese propósito superior, son leales y apasionados por un sueño compartido. En ese círculo de oro (por qué, cómo, qué) lo invisible (principios) determina lo visible (resultados). “Todos quieren hacer negocio con los que creen en lo que uno cree”, dice Sinek.

Lo anterior explica los problemas en que suelen meterse organizaciones y personas que pierden de vista su ideal, su sentido de misión y su propio discurso. Sin un potente e inspirador propósito, los clientes se alejan y las situaciones internas se van complicando hasta impregnarse de juegos de poder, ansiedades, ambigüedades, añoranzas por el pasado, dudas sobre el futuro, miedos y otros sentimientos tóxicos que claman por un urgente cambio de rumbo conducido por mentes sabias.

Los líderes que innovan y transforman realidades son reflexivos para ver lo que otros no perciben, prudentes para no reaccionar como los demás, y valientes para ir contra corriente. En sus cotidianos momentos de silencio maduran sus ideas, en sus diálogos se muestran hambrientos por aprender y son disciplinados para considerar cómo sienten y piensan sus semejantes, clientes internos y externos, porque saben que sin eso no habrá conexión emocional posible, que es la que, finalmente, lleva a las personas a la acción.

La sabiduría no es un monopolio de iluminados que habitan en montañas lejanas; todos la poseemos, pero a veces no la desarrollamos. Su antítesis, la ignorancia, es la mejor aliada de quienes se amparan en este flagelo social para ejercer su poder con manipulación, populismo y autoritarismo. En contraposición, los líderes sabios demuestran su sensatez al ser conscientes de lo que ignoran; pero son persistentes para liberarse de esa oscuridad y crecen aliados a su ética y coraje, con lo que alumbran el camino a seguir.

Sin éxito interno no hay éxito externo, dicen en Oriente. Todos somos ignorantes en algo, pero dichosamente no en todo al mismo tiempo; entonces, el rumbo es despertar en cada empresa un espíritu de aprendizaje mutuo, de verdadero trabajo en equipo para compartir sabiduría y de reto individual por crecer integralmente, porque los que lo logran -como usted- hacen crecer a quienes les rodean.

Share
Comment are closed.