Posts Tagged ‘ Dilbert

DILBERT

337Por Guillermo Edelberg. Profesor emérito de INCAE Business School. Seguramente la mayoría de los lectores leyó alguna vez la tira cómica Dilbert de Scott Adams, publicada desde fines de la década de los 80, que “describe en forma cínica las ideas acerca del management, la efectividad de los jefes y la vida en un cubículo”; o, en otras palabras, “la brecha entre la retórica de los gerentes y la realidad de los empleados”.“La plataforma de Adams para una transformación global es una simple tira cómica de trabajadores instalados en cubículos, atrapados en un inútil mundo de proyectos sin sentido, jerga ilimitada y ejecutivos incompetentes y despiadados”. (A. Hill, Dilbert’s creator on life beyond the cubicle. Financial Times. Londres, 19 de diciembre de 2013)

Adams ha dibujado unas 9.000 tiras aparecidas en cerca de 20 idiomas en unas 2.000 publicaciones de 70 países que “han influido en la visión de millones de personas acerca de la vida en el seno de las empresas”. Así, el primer párrafo de un artículo de Paul Krugman titulado “La estrategia de Dilbert”, publicado poco tiempo antes de que se le otorgara el premio Nobel de Economía, donde criticaba ciertas decisiones organizativas del Presidente Bush, señaló que “cualquiera que haya trabajado en una gran organización ─o, lo que es equivalente, que haya leído la tira cómica ‘Dilbert’─ se halla familiarizado con la ‘estrategia del organigrama’: a veces los gerentes faltos de ideas sobre qué hacer montan un gran show cambiando de lugar tanto los casilleros como las líneas que indican quién es jefe de quien”. (The New York Times, 31 de marzo de 2008)

Adams desarrolló también el ‘principio de Dilbert’: las personas menos competentes son ascendidas a la gerencia porque es allí donde causan el menor daño posible. Agregó que Dilbert se refiere a lo raro o extraño de la dinámica de poder entre gerentes y empleados, a lo absurdo de la estructura gerencial y a la locura de las modas relativas al management1 de las organizaciones”. (Harvard Business Review staff, Scott Adams. Noviembre de 2013).

Algunos personajes de la tira cómica son, además de Dilbert, un ingeniero y programador sin mayor poder que no puede dominar ni su corbata (en los últimos tiempos cambió su indumentaria por otra más informal); su perro Dogbert, cínico y ambicioso; Alice, una compañera de trabajo permanentemente irritada e irracionalmente comprometida con sus tareas; Wally, un sarcástico compañero de trabajo maltratado por sus superiores; y el gerente de cabellera puntiaguda cuyo nombre no aparece y que más que una mala persona es una persona escasa de conocimientos. Para aquellos que tal vez no conozcan la tira, un ejemplo de sus diálogos es el siguiente: Primer cuadro. El gerente dice en una reunión de empleados: “lamentamos el prematuro fallecimiento de
nuestro querido colega Fred. Jamás lo olvidaremos”. Segundo cuadro. Dilbert aclara: ”era Ted, no Fred”. Tercer cuadro. El jefe pregunta: “¿era amado?” Wally contesta: “no me acuerdo. Eso pasó hace como una semana”. (www.dilbert.com)

J. L. Borges (1899-1986) decía que “cada autor crea a sus precursores”. Tal vez este dicho pudiera ser aplicable a Scott Adams, quien contó que decidió ser dibujante luego de haber leído en su niñez la tira cómica Peanuts de Charles M. Schulz. Su carrera como dibujante no fue inmediata. Se trasladó a San Francisco donde comenzó a trabajar en el Crocker National Bank mientras de noche tomaba clases en la Universidad de California en Berkeley. Luego pasó a Pacific Bell (Pacific Bell Telephone Company), época en la que completó sus estudios de Master en Administración de Empresas. Fue durante sus cerca de nueve años en esta empresa que empezó a dibujar Dilbert, ubicando a éste en distintos contextos y transcribiendo en el margen su dirección electrónica. Según recordó, los comentarios que recibía eran mucho más numerosos cuando la acción transcurría en el lugar de trabajo. Por este motivo decidió concentrarse en este escenario. En un principio sus experiencias personales le brindaron material para sus dibujos; más tarde, un 20 por ciento de las
tiras cómicas se basaron en experiencias de sus lectores.

Adams fue una especie de precursor en la creación y utilización de un sitio web desde donde comercializar mercadería variada ilustrada con sus dibujos, Otros emprendimientos no fueron tan exitosos. Invitado a dictar conferencias, en determinado momento viajaba una vez por semana. Sus honorarios oscilaban entre 25.000 y 30.000 dólares por presentación. Cuando era entrevistado por distintos medios expresaba opiniones “contra la corriente” sobre el mundo de las empresas. Por ejemplo:

  • Mi creencia básica acerca de la gerencia es que se trata de gente que se mueve de un lado para el otro con la esperanza de que ocurra algo que les haga aparecer como haciendo un gran trabajo.
  • Ahora no tengo jefe y ésta es la mayor ventaja. No tengo que pensar en hacer feliz a otro ser humano para que me aumente el sueldo .
  • Sugiero que, para que el mercado accionario suba permanentemente, se apruebe una ley que haga ilegal ofrecer servicios financieros sin decir la verdad – que los asesores nos hacen perder el tiempo.

No todos están de acuerdo con Adams. Un autor señaló problemas derivados de sus tiras cómicas, como ser: a) el expresar que el idealismo era una cosa estúpida. Uno era un tonto además de pertenecer a otra época si creía en la solidaridad y en la ayuda mutua de las personas en el lugar de trabajo; b) el burlarse de los trabajadores comunes y los gerentes medios como si fueran los únicos responsables de la ineficiencia en esos lugares; c) el evitar que la alta gerencia asumiese su responsabilidad en una época de pérdida de puestos de trabajo y de abusos por parte de las
empresas. (N. Solomon, The trouble with Dilbert. Common Courage Press, 1997)

En resumen: Dilbert es una tira cómica por medio de la cual Scott Adams tal vez puso en práctica de una manera innovadora la expresión latina castigat ridendo mores (“corregir las costumbres por medio de la risa” o “corregir las costumbres por medio del ridículo”) atribuida a Jean de Santeul (1630-1697)

Usted, lector ¿qué opina?

Guillermo S. Edelberg DBA
Profesor Emérito, INCAE Business School
www.guillermoedelberg.com.ar

___________________________
1 Ver artículo # 65 Management fads en www.guillermoedelberg.com.ar

Share