Posts Tagged ‘ Trabajo en equipo

El arte de convivir

Fort Prof. German RetanaLauderdale, Florida. ¿Por qué algunas personas se esmeran en incomodar a otras con decisiones y conductas fuera de lugar? En cambio, cuando la actitud es respetar a los demás y acatar las normas mínimas de convivencia, todo funciona con una fluidez que inspira a las organizaciones y comunidades a avanzar hacia su propia superación.

Por ejemplo, en las playas de esta ciudad están demarcados los múltiples sitios en los que se encuentran nidos con huevos de tortuga. Los bañistas pueden estar a escasos metros de estos nidos pero nadie los invade o violenta. Ni siquiera en las noches hay vigilancia para evitar, como en otros países, el saqueo de los huevos. Simplemente los miembros de la comunidad reconocen con disciplina y educación los límites, no solo del territorio de otras personas, sino también de la madre naturaleza. Nadie teme por sus pertenencias porque todos saben que si algo no les pertenece es porque es de alguien más. ¡Respeto, honestidad!

Pese a la enorme cantidad de vehículos, el tránsito fluye con normalidad debido a que los conductores optan por cumplir las reglas, como el no detenerse en medio de la intersección para sacar ventaja provocando un terrible atascadero. La consideración hacia los semejantes induce al orden conforme a normas básicas para compartir recursos. Desdichadamente no sucede lo mismo en aquellas organizaciones con ciertos miembros que se interponen con posiciones paralizantes del buen desempeño, la cooperación y la mística del servicio mutuo.

Según Maquiavelo, “no puede haber grandes dificultades donde abunda la buena voluntad”. Si analiza las situaciones internas más incómodas que su empresa experimenta, posiblemente constatará que muchas de ellas se deben a que alguien no está haciendo lo obvio, si le guiara la buena intención. Así, se creen superiores, desconsideran la dignidad de los demás, irrespetan los principios de la fraternidad y, por si fuera poco, rechazan su culpa por las disfunciones que ocasionan.

Con buena voluntad germinan la solidaridad, la responsabilidad y la rendición de cuentas; sin ella, se restringe la libertad de los semejantes que ya no pueden elegir por cuenta propia su destino o calidad de vida, al ser víctimas de los abusivos del derecho ajeno. Si cada miembro de una ciudad o empresa hace las cosas procurando el bien común, se irán erradicando el miedo, el caos y la corrupción a favor de la confianza en un mejor futuro.

La sustitución de actitudes personales agresivas, defensivas o negativas, es un imperativo para reactivar la convivencia positiva y el orgullo de ser parte de una organización, lo que se convierte en un imán para sus militantes y clientes que se contagian de la grata sensación de que convivir con valores es vivir en paz. ¿Es agradable coexistir con usted en su empresa?

 

Share

Prisioneros en la mente

Prof. German Retana

Prof. German Retana

07.03.2012. Por el prof. German Retana. “¡Aquí nos agrada complicar lo simple! ¡Incluso ante problemas nuevos no resolvemos, solo nos devolvemos al viejo modo de reaccionar!” ¿Qué debe cambiar para que todo cambie? Como bien dice la sabiduría popular: Si queremos transformar el modo de actuar tendremos que modificar el modo de pensar. En lugar de argumentar que somos prisioneros de lo que ocurre en nuestro ambiente, debemos determinar si acaso no somos nosotros los presos de nuestra mente.

Identifique un problema muy serio que esté confrontando. Ahora verifique con profundidad lo siguiente: ¿Cree que la identificación es realmente rigurosa? ¿Es ese un verdadero problema? ¿Qué méritos tiene la situación para ser calificada como muy seria? ¿Seguro que usted es quien confronta el asunto? Aunque esté conforme con las respuestas, pregúntese de nuevo: ¿Es esta la única forma de responder estas preguntas? ¿Hay otra mejor? Y repita varias veces este ciclo hasta constatar algo curioso: llegará a una nueva definición “del tal problema”, de su magnitud y hasta de su vínculo personal en el asunto.

Sin embargo, el cambio más asombroso no ocurrió en “la situación”, sino en usted. Al observar críticamente cómo estaba definiendo la situación hubo un cambio en el enfoque, en la valoración de las cosas, en criterios para juzgar y en intensidad para pensar. O sea, usted se transformó en un observador diferente, más agudo, pragmático y sensato. A lo mejor hasta llegó a la conclusión de que no hay un problema y que ni siquiera es algo que hubiera estado bajo su ámbito de responsabilidad.

Algunas personas suelen ser reactivas ante las circunstancias, actúan sin premeditación, o son controladas desde afuera por terceros. Así es como se afectan relaciones y se deja de convivir en armonía. El dejar de ser reactivos y concentrase en “observar al observador”, evitaría ser obcecados en  la repetición de los mismos errores de siempre.

Ver las cosas en un modo diferente activa un círculo virtuoso que conduce a la madurez y a una mejor calidad de vida; se previene la proliferación de padecimientos en relaciones, actitudes negativas adictivas y el estancamiento de ideas. El premio será nuevas capacidades para descubrir lo que estaba oculto y hacer lo que antes parecía imposible.

La productividad creciente, la armonía y la habilidad de un equipo para resolver conflictos evidencian que sus miembros son capaces de innovar su modo de pensar. Entonces evitan la esclavitud en paradigmas o volverse infértiles a nuevas ideas. Pero esto solo es posible si el equipo aprende a observarse a sí mismo, a conversar con profundidad y transformar sus interpretaciones de la realidad con más sabiduría, la llave para abrir la celda mental en que a veces nos enclaustramos. ¿Usted se observa o solo mira hacia fuera?

Share

¡Fue teté!

Prof. German Retana

Prof. German Retana

14.02.2012. Por el prof. German Retana.  ¿Recuerda aquel juego infantil en el que se cantaba “¡Yo no fui, fue teté, pégale, pégale, que ella fue!”? Es curioso que, con diferentes palabras y ritos, la búsqueda de alguien a quien achacarle un mal colectivo, sigue vigente en diversas organizaciones. El resultado es que quienes inculpan a otros apaciguan temporalmente su conciencia, pero solo para repetir luego, sin solución del problema de fondo, el mismo comportamiento.

Si una persona carga emociones negativas (“basura mental”) que le estorban, le impide estar cómoda y pensar con serenidad, buscará un “basurero” para deshacerse de ese agobio. Cuando una multitud en un estadio de fútbol está frustrada por el resultado adverso, tenderá a identificar a un jugador o árbitro en quien depositar su enojo, ira, amargura, frustración y otras emociones negativas, calificables, a lo mejor, como “basura emocional”.

En similar modo, si en una empresa las cosas tienden a agravarse y la incertidumbre, malestar y desmotivación se incrementan, se corre el riesgo de buscar a quién echarle la culpa creyendo que con eso todo se soluciona. Se especula sobre nombres, se estigmatizan personas, su acrecientan rumores y el hambre por buscar la víctima de turno se exacerba. Por fin, se le pone nombre al asunto, se desahogan los sentimientos en contra de esa persona y el sedante colectivo hace efecto, pero, apenas por unos días, cuando se verifica que esa medida no dio resultados. Entonces viene una segunda ola de emociones contaminadas con chismes, decisiones disparatadas, acusaciones directas, autoritarismo, rabietas, formación de bloques antepuestos, despidos, sanciones, etc. Resultado: pérdida de sentido de pertenencia, resquebrajamiento de relaciones, actitud defensiva, irritación y eventual obcecación en algunas esferas, como en la alta dirección.

Especialistas como el Dr. Edgardo Maya, señalan que, en situaciones así, surgen las proyecciones: vemos en otros facetas desagradables de nosotros mismos que no reconocemos o aceptamos conscientemente. La urgencia de deshacernos de esa parte propia y desagradable nos lleva a afectar incluso personas inocentes. El producto de todo lo anterior es una enfermedad colectiva, una epidemia emocional, una organización que pierde su salud.

No habrá proceso de sanación sin un alto en el camino que implique: (a) humildad de cada actor para aceptar su responsabilidad en el tanto que le corresponde, (b) reconocimiento individual ante los otros de un compromiso explícito de cambio, (c) reanudación de relaciones afectadas, (d) plan remedial colectivo con el incondicional apoyo de todos, (e) verificación periódica de avances y (f) líderes y miembros sustentados en valores, en la ecuanimidad, el sano discernimiento en las decisiones y en la humildad para inspirar al equipo a renovarse, sudar la camiseta y dejar atrás toda “basura emocional colectiva”.

Share