5 lecciones que aprendí en Silicon Valley | Maestrías INCAE

Noticias / Blog

5 lecciones que aprendí en Silicon Valley

14 de Agosto del 2017
Autor Fuente: 
Eugenio Ingenio

Estaba convencido de que viajar al futuro era imposible, hasta que estuve en Silicon Valley, un lugar que, al compararlo con América Latina, nos lleva años en términos de innovación y desarrollo. Donde trabajan en tecnologías que ni siquiera las hemos soñado y donde compañías disruptivas como Netflix, Uber, Tesla y Google desafían el status quo transformando industrias antiguas. 

Más que un lugar, Silicon Valley es una mentalidad; ahí se respira un aire de innovación que no se encuentra en todas partes y que se refleja desde los edificios hasta en la personalidad de sus habitantes. Mientras que en nuestra región aún no le perdemos totalmente el miedo a emprender y a tomar riesgos. 

Sé que aquí hay mucho que ofrecer, pero actualmente no se está explotando todo el potencial. Y no considero que emular a Silicon Valley sea la respuesta, pero podemos aprender mucho de él y realmente alcanzar un nivel de desarrollo que no tenemos aún la capacidad de tan siquiera imaginar. 

 Estas son 5 lecciones valiosas que me deja el viaje: 

1. Hazlo simple: muchas veces nos complicamos tratando de hacer cosas muy complejas, cuando lo mejor es simplificar. Hacer las cosas simples nos ayuda a ser más eficientes. Además, es más fácil buscar inversionistas y clientes cuando tienes un producto fácil de explicar y de entender. 

La simpleza era uno de los mantras de Steve Jobs en Apple, a quien no le bastaba tener un producto que pareciera simple y fácil de usar, sino que realmente quería que fuera simple. “Diseñar y desarrollar cualquier cosa es increíblemente difícil. La sencillez es de alguna manera esencialmente describir el propósito de un objeto y producto”-  Jonathan Ive, Jefe de Diseño en Apple.

2. Está bien fracasar: en América Latina el fracaso tiene una connotación negativa, nos asusta y tratamos de evitarlo a toda costa. Sin embargo, en Silicon Valley se entiende que si quieres innovar hay posibilidad de fallar, ahí las personas consideran que si no te equivocas es porque quizás no estás tratando lo suficiente. 

Es importante entender que, si queremos fomentar la innovación y el emprendimiento, debemos repensar la forma en que percibimos el fracaso y verlo como una oportunidad para aprender. Por eso es imprescindible que mates los miedos que están saboteando tu éxito. 

3. Mantén un equilibrio: El CTO de Intel, Shesha Krishnapura, recomendó vivir basándose en las 4L, Live (vivir), Love (amar), Learn (aprender) y Legacy (legado). Su secreto consiste en vivir y ser feliz con lo que hace, amar a su familia y amigos, aprender constantemente y dejar un legado positivo a las nuevas generaciones. Es así como mantiene un balance en su vida personal y profesional, y es capaz de tener éxito en su carrera mientras mantiene una vida equilibrada. 

4. Sueña en grande: si vas a invertir tu tiempo, esfuerzo y dinero en algo, ¡haz que valga la pena!  Sé más ambicioso y piensa que tu empresa o idea pueden crecer globalmente. No tienes que tener un gran capital o grandes inversiones, puedes enfocarte en un nicho y empezar con mucho trabajo, centrado en alcanzar tu objetivo y llegará el momento en que la empresa tendrá la oportunidad de crecer. 

Piensa en Google, quien no arrancó con grandes oficinas, sino que fue en el garaje que sus fundadores, Larry Page y Sergey Brin, le rentaron a una amiga. Ellos trabajaron día y noche para desarrollar una plataforma que reúna diferentes tipos de información, ¡mira lo que es ahora! 

5. No dejes NUNCA de innovar: siempre se debe estar pensando en una nueva forma de hacer las cosas y cómo se puede mejorar, no quedarse con los brazos cruzados, aunque sientas haber alcanzado el éxito. La innovación en el mercado lo es todo y aquellas empresas que no están innovando no podrán hacerle frente a las exigencias. Estancarse en la zona de confort es peligroso. 

¿Dónde crees que estaría Amazon si no hubiera decidido expandir su cartera de productos? En 1994 existía como Cadabra.com y su único propósito era vender libros online. Más de dos décadas después se ha convertido en un gigante de la venta de artículos en Internet, donde se vende desde ropa hasta comida. 

¿Qué sigue para Latinoamérica?

Tras la visita a Silicon Valley, junto a mis compañeros del Global MBA, descubrimos que Latinoamérica tiene para ofrecerle al mundo. En palabras de una compañera “este viaje nos ayuda a abrir la mente para ver lo que está pasando en estos lugares que son el nicho de la innovación y desarrollarlos aquí”. 

Para desarrollarlos, contamos con el talento y los recursos para lograr cosas grandes; entonces, ¿qué nos separa de Silicon Valley? ¿será la mentalidad? Como latinos, es nuestra responsabilidad trabajar para reducir la brecha que nos separa y alcanzar la cima del desarrollo, ¿estamos listos para jugar en las grandes ligas o seguiremos pensando en pequeño, dejando de lado la ambición?