Hay que invertir como una mujer

El mundo de Wall-Street sigue estando ocupado en su mayoría por hombres quienes trabajan en la banca de inversión. Hoy en día solamente entre un 3% a 6%  de los Fondos de Cobertura (Hedge Funds) están dirigidos por mujeres. Mucho se ha hablado de que si hubiese habido más mujeres en este gremio quizás no hubiéramos sufrido la crisis financiera (2008-2009) en tal magnitud. Esto se basa en muchos estudios y datos que demuestran que las mujeres son más cautelosas, toman menos riesgos, miden más las consecuencias y se preocupan más por el bienestar común.

¿Pero porque será que hay más hombres en este gremio, será que el estilo de trabajo de los hombres brinda mejores resultados e ingresos que el estilo más conservador de las mujeres?

Un grupo creciente de datos demuestra que no es así. Es más los hombres tienden a ser más emotivos en maneras que perjudican o comprometen sus resultados como inversionistas.

Un estudio realizado en 2001 denota que los hombres en promedio  realizan un 43% más de transacciones en las bolsas de valores que las mujeres.  A consecuencia de esto se genera un aumento en los costos por transacción y como resultado  un 1.4% menos en la compensación neta.

Otro estudio realizado por Hedge Fund Research entre 2000 y 2009 indica que los fondos administrados por las mujeres superaron con creces a aquellos que eran administrados por hombres, teniendo un  9% de retornos  para las mujeres versus 5.82% para los hombres.

Igualmente en lo más pesado de la crisis financiera del 2008-2009, fueran las inversionistas mujeres  a quienes les fue mucho mejor en comparación a sus homólogos hombres.  

Adicionalmente, según un estudio realizado por Vanguard en 2009, se demostró que los hombres son más propensos a vender cuando los mercados están bajos, mientras que las mujeres se mantienen en curso. 

La explicación de ello: La testosterona.

Un estudio por el profesor Paul Zak de la Universidad de Claremont Graduate demostró que al  subirle el nivel de testosterona en los hombres estos se involucraban más emocionalmente con sus tareas, pero no de una manera positiva. “Ellos se tornaban más emotivos y menos analíticos”. Este incremento en testosterona conlleva a comportamientos impulsivos.

Por el lado contrario la aversión al riesgo permite que un inversionista mantenga la mente fría y se tome el tiempo de hacer las investigaciones necesarias para tomar una buena decisión; un estilo de inversión que primordialmente se le atribuye a las mujeres.  Sin embargo este también es el enfoque del famoso inversionista multimillonario Warren Buffet, quien es considerado como el mayor inversionista del mundo.  Buffet tiende a tomar menos riesgos, pensar a largo plazo, manejar sus emociones y no dejarse influenciar por la presión de grupo. Por ello, hasta se ha escrito un libro titulado: Warren Buffet invierte como una chica. Si quieren leer más sobre este tema les invitamos a leer más en las siguientes fuentes:

http://www.cnbc.com/id/44687948/page/2/

http://www.forbes.com/sites/jennagoudreau/2011/06/27/warren-buffett-invests-like-a-girl/

One thought on “Hay que invertir como una mujer

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>