Logo INCAE
Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2011 JoomlaWorks Ltd.

Chile, Costa Rica y Uruguay lideran Progreso Social de la región

thumb_ips-salvador-webcast-boton.pngEs necesario mirar más allá del Producto Interno Bruto para poder revisar el desempeño de las naciones. Es por esto que el recién lanzado Índice de Progreso Social 2016 busca mostrar cómo se están comportando los países del mundo en temas económicos, ambientales y sociales. El indicador que da por líder mundial a Finlandia muestra resultados que cambian la forma de ver quiénes son realmente los más desarrollados del globo.

En una presentación realizada el 30 de junio en El Salvador, representantes del Centro Latinoamericano para la Competitividad y Desarrollo Sostenible (CLACDS) de INCAE, junto con Fundación POMA, y Social Progress Imperative, mostraron como este índice incluye 53 indicadores para medir oportunidad, salud, educación y la no discriminación, como complementos al PIB, con el objetivo de dar una visión más global del desarrollo de las naciones.

"No debemos perder de vista que el crecimiento económico no es suficiente. Puede haber crecimiento, pero no se satisfacen necesidades básicas, hay intolerancia, entre otros.

El PIB no mide el esfuerzo de los voluntarios, la felicidad, el bienestar, y por eso necesitamos tener nuevas medidas para el siglo XXI", explica Víctor Umaña, Director del CLACDS de INCAE.

A nivel mundial, Finlandia y Canadá aparecieron liderando. La presencia latinoamericana llega en el puesto 25 con Chile y sigue con Costa Rica y Uruguay, empatados en la posición 28 del mundo. Estados Unidos en cambio mostró un resultado decepcionante al estar en el puesto 19 en Progreso Social con un PIB per cápita de $51,118. Caso similares tienen China, Rusia, Irán, Nigeria y Arabia Saudita. "Es difícil evadir la conclusión de que este es otro resultado decepcionante para los EEUU y que se les presenta a los ciudadanos un trato injusto a la hora de traducir la riqueza del país a los resultados de progreso social", explica Michael Green, Director Ejecutivo del Social Progress Imperative.

A nivel mundial hay una visión más positiva. El mundo en su conjunto se está desempeñando mejor en temas como el hambre, la mortalidad infantil, y la escolarización en primaria, lo que muestra que ha habido un impacto positivo acorde a los Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU. El mundo, sin embargo, presenta mayores dificultades en asuntos de derechos personales y de tolerancia e inclusión. Los retos más difíciles para el progreso social se refiere a la calidad del medio ambiente y la salud y bienestar, que no tienden a mejorar en tanto se hacen más ricos los países.

Los países de América Latina y el Caribe obtienen buenos puntajes en una variedad de medidas de progreso social, incluyendo salud y bienestar, calidad medioambiental, así como en derechos personales, y tolerancia e inclusión. Sin embargo, el Índice también revela que los problemas de seguridad personal, en particular, "extienden una larga sombra sobre la vida de millones de latinoamericanos" y que los países de América Latina y el Caribe presentan un pobre desempeño en el acceso a la educación superior.

"Es indispensable que desarrollemos una cultura más enfocada al análisis del impacto, al monitoreo constante y a la evaluación de la eficacia y efectividad de la inversión, particularmente en el área social, donde el objetivo de cualquier iniciativa debiera ser mejorar la calidad de vida de las personas. Estamos convencidos de que el IPS es un instrumento valioso para avanzar en esa dirección", explica Alejandro Poma, Director Ejecutivo de Fundación POMA.

Un resultado interesante que arroja el Índice de Progreso Social está en la separación por grupos étareos. La gente joven, en general, experimenta un progreso social relativamente bajo que el de la población en general. El grupo de edad más joven vive en países que están rezagados en casi todos los componentes del progreso social, especialmente en el de agua y la limpieza y en el de acceso a la educación superior.

Finalmente el Índice sugiere que la incorporación a la Unión Europea ha sido beneficiosa para los países que fueron parte del Bloque Comunista, y muestra que el reconocido modelo Nórdico (Finlandia, Dinamarca, Suecia, Noruega e Islandia) aparecen compitiendo los primeros lugares con Canadá, Australia y Reino Unido. "Si bien se aprecia correctamente al modelo Nórdico de responsabilidad social como el ganador a nivel mundial, el Índice demuestra que no es necesario pertenecer a una nación Nórdica para disfrutar de niveles muy altos de progreso social", explica Green.

Puede ver los resultados completos del Índice de Progreso Social 2016 aquí, pero cabe señalar que estos resultados no son comparables a los resultados del 2015 debido a cambios en el desarrollo del indicador. El 5 de julio se presentarán los resultados específicos de Costa Rica, mientras que en agosto se presentarán los resultados de Guatemala.