Logo INCAE

4,3 millones de familias centroamericanas viven en casas inadecuadas

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

thumb ViviendaMás de 4 millones de familias en Centroamérica (Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras y Panamá) habitan viviendas inadecuadas: sin agua potable, servicios sanitarios, seguridad de tenencia, ni paredes, piso o techo construidos con materiales adecuados. A ello se le conoce como el déficit cualitativo de vivienda.

Este dato forma parte del estudio comparativo "El estado de la vivienda en Centroamérica", realizado por Hábitat para la Humanidad y el Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLACDS) del INCAE Business School.

"La vivienda juega un papel importantísimo en el desarrollo y bienestar de las familias", señaló Mónica Ramírez, directora de Vivienda y Asentamientos Humanos de Hábitat para la Humanidad América Latina y el Caribe. "Una vivienda adecuada les puede proporcionar la fortaleza, la estabilidad y la independencia que necesitan para construir un mejor futuro, y es por ello que decidimos conocer más a profundidad cuál es la situación de la vivienda en el istmo".

Según explicó uno de los investigadores del CLACDS, Porfirio Guevara, el déficit cualitativo encontrado pone en evidencia una tradición en el sector centroamericano de vivienda de enfocarse en programas de financiamiento y construcción de vivienda nueva, y en menor medida, a mejorar las viviendas ya existentes.

"En el estudio, analizamos y comparamos cinco de los componentes en cada país del déficit cualitativo:, derechos de propiedad (tenencia segura), calidad de materiales (piso, techo, paredes), acceso a agua potable y servicio sanitario", señaló.

El estudio reveló que de los 4,3 millones de viviendas que requieren mejoras, la mayoría corresponde a familias de bajos ingresos en porcentajes que van desde el 65% al 87% en los diferentes países. Asimismo, el déficit cualitativo es principalmente urbano en Costa Rica y El Salvador mientras que en Guatemala, Honduras y Panamá es un fenómeno rural.

"En la mayoría de los países, el problema del déficit de vivienda es un fenómeno urbano, excepto en Guatemala y Honduras donde se revierte la tendencia, y se encuentra asociado a la fuerte migración del área rural a la urbana en los últimos años, lo cual ha acentuado este fenómeno", dijo Guevara.

Para Guevara, existen varias razones de este déficit, pero la principal radica en la institucionalidad en los países: "En general, no hay una política a largo plazo en Centroamérica sobre el tema de vivienda social. Existe baja coordinación entre los diferentes agentes del sistema de vivienda, éste se encuentra fraccionado, muchas instituciones tienen duplicidad de funciones y ello mella en combatir efectivamente el déficit".

Para revisar el informe completo puede hacer clic aquí y para ver la presentación en youtube acceder aquí.