Noticia

CIMS-INCAE analizó potencial de biomasa como combustible para industrias intensivas en energía

07 de Junio 2011
admin

INCAE, 7 de junio, 2011. El aserrín y la burucha de la madera, los residuos de la cosecha de la piña y el biodiesel producido con la Jatropha, son tres de las fuentes de biomasa con las cuales industrias intensivas en recursos energéticos, como la industria cementera, podrían sustituir parte de su consumo de energía fósil, según determinó un estudio el Centro de Inteligencia sobre Mercados Sostenibles (CIMS).

La investigación buscaba identificar los residuos que reunieran las características necesarias para ser utilizados para la combustión, considerando su disponibilidad y ubicación en el país y los costos de transportarlos.

El CIMS, una iniciativa privada del Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLACDS) de INCAE Business School, efectuó el análisis entre noviembre del 2010 y enero del 2011 en todo el país.

Además de los mencionados con anterioridad, se estudiaron el pinzote de banano y de palma, y los subproductos del proceso industrial del café, así como los de otras frutas y verduras.

Según proyecciones y escenarios de la Agencia Internacional de Energía (IEA 2010), la demanda mundial por energía de la biomasa crecerá del 2006 hasta el 2030 en un 40%.

Sin embargo, la calidad de la información sobre la cantidad de biomasa que se destina para la energía en el mundo es muy escasa, debido a que muchos países carecen de estudios o registros. La IEA calcula que para el 2030 la mayoría de biomasa que se consumirá para la producción de energía seguirá siendo obtenida de residuos agrícolas.

Esta misma agencia internacional en conjunto con el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible, (WBCSD) y la Iniciativa por la Sostenibilidad del Cemento (CSI), desarrollaron un plan de trabajo específico para las cementeras a nivel mundial, cuya meta es reducir la emisiones directas de CO2 para el 2050 en un 18% de sus niveles actuales. El uso de biomasa como fuente de energía es una alternativa viable en esa dirección.

Hay biomasa pero poca tecnología

Los tipos de biomasa más comunes en Costa Rica provienen de las actividades agrícolas más representativas; piña, café, banano, palma aceitera y la industria forestal.

El estudio del CIMS determinó que hay alta disponibilidad de biomasa, pero aún no existe un desarrollo tecnológico que permita un aprovechamiento rentable.

Por ejemplo, algunos aserraderos se deshacen de los desechos quemándolos, lo que significa un desperdicio de energía y generación de contaminación ambiental. Incluso el almacenaje de estos subproductos es un problema porque involucra un riesgo ambiental y de salud ocupacional por su capacidad de combustión.

Con respecto a los residuos de la piña actualmente no se les está dando un uso que satisfaga a la industria y tampoco se ha desarrollado tecnología adecuada para su aprovechamiento.

Otro ejemplo es el pinzote de banano el cual se utiliza hoy como una fuente de mejora del suelo, pese a que no existe evidencia de que le aporte nutrientes. Para que el sector bananero deje de hacer esta práctica, detalla el estudio, tendría que haber una ganancia económica y la alternativa tendría que ser un uso ambientalmente amigable

En la producción de biodiesel, otra de las fuentes analizadas, en Costa Rica hay un marcado déficit de materia prima. Existen diferentes proyectos de Jatropha, pero todavía no hay plantaciones modelo con un manejo agronómico bien establecido.

Según explicaron Lloyd Rivera y Andrés Guevara, investigadores del CIMS, un aspecto muy importante a ser tomado en cuenta es que en la mayoría de los casos la biomasa debe ser transformada para poder ser transportada, de lo contrario los costos se vuelven muy elevados.

Por eso, cualquier producto o subproducto que se quiera incorporar en cantidades importantes a un sistema como el de las cementeras, debe tener un costo tal que les permita sustituir el combustible utilizado actualmente.

Según concluyó el CIMS, en cada una de las fuentes recomendadas se requiere hacer estudios específicos de factibilidad para el desarrollo de tecnologías o procesos y el desarrollo de alianzas estratégicas.

Para más información por favor comunicarse con Silvia Castillo al teléfono (506) 2437-2319 o al correo silvia.castillo@incae.edu