Un matrimonio en el MBA | Maestrías INCAE
Noticia

Un matrimonio en el MBA

26 de Noviembre 2012
Susana Alonso

Cuando uno tiene familia y quiere venir al INCAE probablemente piensa que la parte más difícil es ser admitido, pues para nosotros, si bien ser admitido fue parte del desafío para mi esposo, no fue lo más difícil. La parte más difícil fue tomar la decisión de dejar nuestra casa, nuestros trabajos y mudarnos a Costa Rica con una bebé de 5 meses de nacida en ese momento.

Si bien he decidido apoyar a mi esposo en todas sus decisiones, fue muy difícil para mí asumir la idea de que tendría que estar sin trabajar durante dos años. Al inicio no estaba segura de venir de inmediato, puesto que pensé seguir trabajando en mi país por un tiempo antes de pensar en mudarme a Costa Rica; sin embargo, y para beneficio de la familia, fui contratada por el INCAE para ocupar un cargo administrativo, motivo por el cual mi preocupación profesional estuvo resuelta y nos mudamos todos juntos desde el inicio de la maestría.

Una nueva vida

Una vez que llegamos al Campus, tuvimos que acomodarnos y adaptarnos a un estilo de vida radicalmente distinto, especialmente en el primer año en que prácticamente no veía a mi esposo por las largas horas que pasaba con su grupo de estudios. Una ventaja de estudiar y trabajar en el Campus es que no tenemos que correr para llegar a ningún lado. Caminar desde los edificios administrativos hasta nuestra casa nos toma unos pocos minutos. Desayunamos, almorzamos y cenamos juntos todos los días. Eso sí, todos los viernes por la noche procuramos salir del campus con mi marido como una forma de esparcimiento y de dedicar tiempo a nuestra relación. Los domingos almorzamos juntos sin falta, así hayan exámenes finales al día siguiente.

Además de tener excelentes vecinos, quienes también tienen hijos pequeños, compartimos mucho con los demás compañeros de mi esposo. El grupo terminó adoptándome como parte de la promoción lo cual me hace sentir bien y compensa en parte la nostalgia que siento por no estar cerca del resto de mi familia. Mi bebé tiene más de 100 tíos que la adoran y que están pendientes de ella todo el tiempo.

Mi sugerencia es que si uno decide venir al INCAE con su familia, tenga la mente abierta para adaptarse a un nuevo estilo de vida y venga con toda la intención de integrarse y conocer a personas increíbles de más de 15 países diferentes, esta experiencia no sólo beneficia a mi esposo sino también a toda la familia y la recomendamos totalmente!

Autora: Susana Alonso, Financial Aid Manager INCAE Business School