Incae: revelando el coraje y la valentía de los líderes de hoy | Maestrías INCAE
Publicación

Incae: revelando el coraje y la valentía de los líderes de hoy

14 de Marzo 2013
Isa­bel Re­yes Ara­gón, MBA IN­CAE 2012. Gra­dua­da con Ho­no­res, Gua­te­ma­la.

Lue­go de un en­sa­yo de dan­za, en un pue­blo de Gua­te­ma­la, ca­mino ha­cia mi ca­sa acom­pa­ña­da de mis ami­gos. Nos se­pa­ra­mos en dos gru­pos. Mi­nu­tos des­pués, abro la puer­ta de mi ho­gar y me abra­za mi ma­dre eu­fó­ri­ca: “hu­bo ba­la­ce­ra en­tre nar­cos y tus ami­gos que­da­ron en me­dio…ase­si­na­ron a Ger­son”, un gran ami­go que se se­pa­ró pa­ra siem­pre. Vi­vir en un am­bien­te país de vio­len­cia, in­se­gu­ri­dad y co­rrup­ción, y el ser mu­jer e hi­ja de ma­dre sol­te­ra, son la com­bi­na­ción de ele­men­tos que for­ja­ron mi ca­rác­ter y me mo­ti­va­ron a bus­car el com­ple­men­to per­fec­to pa­ra ser un lí­der de cam­bio. Así apa­re­ció IN­CAE, con una vi­sión que lle­na­ría mi am­bi­ción: “For­mar lí­de­res y em­pre­sa­rios que trans­for­men em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes en Amé­ri­ca La­ti­na y el mun­do en­te­ro”.

Hoy, dos años des­pués, pue­do de­cir que In­cae me brin­dó esa for­ma­ción a tra­vés de un pro­ce­so do­lo­ro­so, de­man­dan­te de es­fuer­zo, co­ra­je y ar­duo tra­ba­jo, que creí no po­der su­perar pe­ro que al lle­gar a la me­ta, veo que me ha de­ja­do sa­bi­du­ría, un há­bi­to de per­se­ve­ran­cia, ca­pa­ci­dad de re­la­cio­nar­me con per­so­nas de otras cul­tu­ras/idea­les, así co­mo un ma­yor ni­vel in­te­lec­tual pa­ra ha­cer ne­go­cios más ren­ta­bles, mar­can­do la di­fe­ren­cia con un ac­tuar éti­co.

In­cae no me hi­zo la vi­da más fá­cil ni jus­ta, no cam­bió la reali­dad a la que me he en­fren­ta­do des­de pe­que­ña don­de la mu­jer y el hom­bre son vis­tos di­fe­ren­te cuan­do se tra­ta de éxi­to y ne­go­cios. Lo que sí hi­zo fue for­jar ca­rác­ter, for­ta­le­za, va­len­tía y fe en mí mis­ma. Pa­la­bras co­mo las de Niels Ket­helhön: “aquí las co­sas no son pa­ra quien más las ne­ce­si­ta, sino pa­ra quién más las me­re­ce”, son las que me ha­cen creer que los ga­na­do­res son aque­llos que dan to­do de sí y se arries­gan a más. Que exis­ten per­so­nas ca­pa­ces de ce­rrar la bre­cha so­cio­eco­nó­mi­ca y más im­por­tan­te aún, que YO pue­do ser una de ellas.

És­ta no só­lo es una es­cue­la de ne­go­cios don­de ra­di­can los me­jo­res ca­te­drá­ti­cos de la re­gión, tam­bién es una es­cue­la de vi­da. Las des­ve­la­das, el ho­ra­rio 24/7, las pues­tas en ri­dícu­lo por par­te de al­gu­nos pro­fe­so­res, las in­ter­ac­cio­nes con otras cul­tu­ras y pro­fe­sio­nes en los CAES, la ca­si­ta y so­bre­to­do el au­la don­de las di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas so­bre un mis­mo te­ma crean si­ner­gias; to­do en con­jun­to con­for­ma la ex­pe­rien­cia in­cais­ta.

In­cae ha he­cho cam­bios es­pec­ta­cu­la­res en la re­gión. Hoy son mi­les las em­pre­sas di­ri­gi­das por In­cais­tas que crean em­pleo, me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da y edu­ca­ción. Los cam­bios son tan pro­nun­cia­dos que se ha crea­do la fa­ma In­cais­ta que ca­rac­te­ri­za a una per­so­na por su es­fuer­zo, por lle­var em­pre­sas a ni­ve­les su­pe­rio­res y por so­bre­sa­lir en don­de quie­ra que es­té.

Es po­si­ble au­men­tar el im­pac­to de In­cae re­gio­nal­men­te al pro­mo­ver que más mu­je­res se unan al pro­gra­ma, me­jo­rar el sis­te­ma de ad­mi­nis­tra­ción y re­clu­ta­mien­to, ho­mo­ge­nei­zar la ca­li­dad de cur­sos con­ser­van­do la iden­ti­dad de ca­da pro­fe­sor. Crear alian­zas con em­pre­sas, go­bier­nos y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les pa­ra desa­rro­llar pro­gra­mas de edu­ca­ción pri­ma­ria y se­cun­da­ria e in­ves­ti­ga­cio­nes apli­ca­das a los ne­go­cios.

Isabel Reyes

Au­tor: Isa­bel Re­yes Ara­gón MBA IN­CAE 2012. Gra­dua­da con Ho­no­res. Gua­te­ma­la

Es­te en­sa­yo fue ga­na­dor del con­cur­so de En­sa­yos so­bre la ex­pe­rien­cia IN­CAE. Con­cur­so que se rea­li­za con ca­da pro­mo­ción de es­tu­dian­tes al fi­na­li­zar sus es­tu­dios de maes­tría en la ins­ti­tu­ción.

Etiquetas:
Motivación

Lo más leído