Impresiones desde el Barrio de los Casados | Maestrías INCAE
Publicación

Impresiones desde el Barrio de los Casados

28 de Mayo 2014
Andrey M. Elizondo MIB, Investigador – Consultor de INCAE Business School

Decían que iba a ser difícil y lo fue. Decían que el tiempo en pareja se iba a reducir y así pasó. Decían que se iban a poner a prueba todas nuestras capacidades emocionales y eso fue lo que ocurrió. A pesar de todo esto -que realmente tampoco es tan malo como suena-, el aprendizaje como pareja ha sido bellísimo, nuestra relación está hoy por hoy mucho más fortalecida, y se han ampliado los horizontes de nuestros sueños y aspiraciones a límites antes inimaginables.

Un año antes de iniciar el MBA en INCAE, mi esposa Melania tomó la que hasta ahora sería una de las decisiones más trascendentales de su vida. Una vez que terminó de meditarlo, de pensarlo bien y una vez que se decidió a dar el sí e inició el proceso de admisión, en ese momento “el INCAE” se convirtió en un proyecto de pareja. No dejaban de surgir dudas y temores: podremos vivir en un campus universitario alejado de toda civilización comercial? Nos moriremos de aburrimiento? Podremos limitarnos en comodidades para vivir en una casa pequeña, viejita e incómoda? Podremos limitarnos en el tiempo de pareja? Lo podremos financiar?

Los primeros meses son de incertidumbre y reacomodo, y por consiguiente se debe estar preparado para ello. El MBA demanda del estudiante un profundo esfuerzo mental y físico. Se debe tener presente que estar estudiando en INCAE es como si se tuviera un trabajo de tiempo completo, en el que todos los días se deben hacer horas extra. Durante dos años la vida del estudiante estará completamente agendada, limitando severamente su libertad y su flexibilidad en cuanto a tiempo y disponibilidad. El rol del miembro de la pareja que no está estudiando es fundamental en este aspecto, pues tenés que ser pilar y fuente de apoyo y comprensión 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año. El tiempo en pareja puede verse trastocado, por lo que es fundamental que muy al principio como pareja definan normas y políticas que regulen la convivencia en este periodo excepcional de 2 años. Aunque parezca una chorrada resulta un elemento importantísimo, pues reducirá al mínimo futuras discusiones innecesarias, y hará que el tiempo efectivo que se pueda dedicar en pareja sea maravilloso y precioso.

Sobre-Viviendo en el campus

El campus es muy amplio, tranquilo, seguro y lleno de áreas verdes. También cuenta con algunas instalaciones deportivas, incluyendo piscina y cancha de futbol. Una vez que la maestría entra en calor y los estudiantes agarran ritmo, la vida en el campus se torna más bien rutinaria. Para lo niños pequeños, el campus se convierte en un lugar mágico, pues pronto hacen nuevos amiguitos en lo que para ellos es un inmenso campo de juegos.

El campus tiene un área residencial para los estudiantes que vienen con su pareja y/o con sus familias. El “Barrio de los Casados”, es un lugar muy tranquilo, y el ambiente que se vive es muy bonito. Convives con otras parejas jóvenes de otras partes de América Latina y del mundo, y los fines de semana, por lo general los viernes, nunca falta el asado y las cervecitas en  alguna casa del Barrio. Se conoce gente estupenda. Los vínculos de fraternidad, confianza y hermandad que se forma según pasan las semanas son muy fuertes. Poco a poco los miembros de las parejas que no son estudiantes pasan a ser uno más del grupo de compañeros del MBA, formando todos una gran familia incaista.

En INCAE el tiempo es limitado, por eso, cualquier espacio libre se aprovecha, y se aprovecha en grande. Las fiestas y las actividades deportivas son frecuentes. Como pareja, también formás parte de estas actividades.

Casi un año después de haber iniciado el MBA, mi admiración por Melania aumenta día con día; su entereza, su disposición y su filosofía/estrategia para afrontar, vivir y disfrutar INCAE son realmente dignos de reconocer. A un año de abandonar el campus, nos emocionan cada vez más los retos venideros, la mucha diversión restante y la mucha gente que conoceremos de acá a la graduación de 2014. INCAE es reto, pero también es familia. Los lazos que acá se forman son para siempre.

Autor: Andrey M. Elizondo MIB, Investigador – Consultor de INCAE Business School
Andrey y su esposa Melania se encuentran viviendo en el campus WKG como parte de la experiencia incaísta.

Etiquetas:
Motivación

Lo más leído