Publicación

Ejecutivos potenciaron su talento para liderar equipos

14 de Marzo 2015
Executive Education INCAE

Las estadísticas son contundentes: el 70% de los procesos de cambio organizacional fracasan y el 64% de los gerentes identifican la resistencia de sus colaboradores como el mayor obstáculo para implementar e integrar su estrategia de negocio.

¿Cómo revertir esas cifras? ¿Qué estrategias seguir para lograr que los equipos se cohesionen y obtengan mejores resultados? ¿Cuáles características deberían tener las personas que lideran esos grupos y lograr el máximo desempeño?

Sin duda, la capacidad de obtener apoyo para diseñar y ejecutar planes e iniciativas es fundamental para alcanzar el éxito empresarial. Los líderes empoderados y con los conocimientos precisos, pueden hacer una gran diferencia e inspirar a sus colaboradores a la acción.

El programa Gestión Avanzada de Equipos de Alto Desempeño: Lidere para obtener resultados, de INCAE Executive Education, cumple con esta finalidad. Así quedó demostrado durante su última edición, realizada en el Campus Walter Kissling Gam, Costa Rica, del 4 al 8 de mayo, cuando la mayoría de los participantes de distintas nacionalidades dijeron haber superado sus expectativas.

En esta oportunidad se contó con la representación de ejecutivos de El Salvador, Panamá, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Nicaragua y Honduras. Los participantes, de la mano de los profesores de INCAE, consiguieron mejorar sus habilidades para constituirse en líderes resonantes, capaces de impactar, motivar e inducir cambios en sus organizaciones.

“Este programa ha sido diseñado para entrenar a los ejecutivos en el uso de metodologías de evaluación de los perfiles de pensamiento de las personas, necesarios para la formación y liderazgo eficaz de los equipos de innovación de alto rendimiento”, especificó el profesor Guillermo Cardoza, Codirector Académico.

Un contenido revelador

Para lograr un aprendizaje significativo, en este programa se aplicó el método de enseñanza que caracteriza a INCAE. Este consiste en ofrecerles a los participantes estudios de casos prácticos, ejercicios en clase y simulaciones, más allá de las sesiones plenarias nutridas también con teorías vanguardistas.

Por ejemplo, durante la jornada con el profesor Guillermo Cardoza se utilizó una plataforma computarizada para que los estudiantes pusieran a prueba sus competencias y salvaran de la quiebra a una empresa.

La consigna era aplicar los 7 pasos del modelo de gestión del cambio: comprender, identificar, definir la visión, motivar, comunicar, actuar y consolidar. El equipo número 2 fue el que obtuvo la mayor eficacia, aunque el desempeño de los otros equipos fue bastante satisfactorio. El proceso, además, estuvo supervisado a través de la red social Twitter para incentivar el uso de nuevas tecnologías.

Al día siguiente, bajo la tutela del profesor Héctor Martínez, los grupos también debieron cumplir con un desafío inusual: a través de una simulación les correspondió escalar el monte Everest y manejar situaciones internas o externas que caracterizan a los equipos, en pro de objetivos comunes e individuales. Una vez más, el grupo 2, obtuvo la mayor puntuación.

Las conclusiones de este ejercicio interactivo fueron evaluadas a profundidad por los equipos para rescatar las buenas prácticas transferibles a las labores de los participantes y sus organizaciones.

De adentro hacia afuera

Antes de que los estudiantes se involucraran en las simulaciones, el programa les facilitó contenido temático orientado a su autoconocimiento, para que tuvieran claridad de cómo constituirse en mejores líderes.

Así, desde el primer día y bajo la guía de la profesora Camelia Ilie, Decana de Educación Ejecutiva de INCAE y Codirectora Académica del programa, los participantes utilizaron el diagnóstico individual basado en la neurociencia sobre sus preferencias de pensamiento en relación con su capacidad de dirigir personas, organizar procesos, analizar información, definir planes estratégicos y desarrollar la creatividad.

Junto a reconocidos académicos como Dominik Rus, Susan Clancy y María Elena Carballo, los participantes también realizaron ejercicios prácticos para desarrollar y estimular otras áreas del cerebro, pusieron en práctica los diferentes modelos de liderazgo personal, estudiaron algunos casos y abordaron temas relevantes como: las razones por las que fallan los equipos, las 7 características de los equipos eficaces, la importancia de la persuasión y la comunicación, entre otros.

“La estructura de este programa es extremadamente buena. Primero, logra que aprendamos a conocernos a nosotros mismos, para establecer mejores relaciones y conducir equipos con máximos resultados”, aseguró Isaac Reyes, Vicepresidente de Planificación y Desarrollo de COCHEZ Y CIA, S.A., Panamá. Una opinión similar externó David Checa, Director General de Sociedad de Autores del Ecuador, quien, tras reflexionar durante la semana, ya trazó la ruta para ejecutar lo aprendido al regresar a su organización. A su juicio, el programa Gestión Avanzada de Equipos de Alto Desempeño debería impactar las distintas áreas de las empresas y hacer eco entre ejecutivos, gerentes y los más altos mandos.