¿Cuál es su nivel de calidad? | Maestrías INCAE
Publicación

¿Cuál es su nivel de calidad?

10 de Julio 2015
German Retana

La calidad de los bienes y servicios que usted puede comprar depende de la cantidad de dinero que posea o desee invertir. Por ejemplo, hay ropa, alimentos y atención de servicios de salud de primera, segunda y tercera categoría. Usted sabe a qué calidad tiene acceso mirando sus recursos económicos. Pero, ¿cuál es la única calidad que no se adquiere ni siquiera con montos millonarios? La humana, de la que también hay de primera, segunda, tercera y más…

Mauricio Corrales, especialista costarricense en motivación, hace la analogía descrita para exhortar a la reflexión sobre el valor de las personas para los demás y para sí mismas. Agregamos, que esto es aplicable también a los equipos en las organizaciones y proponemos una lista de factores para diferenciar las tres posibilidades.

Personas y equipos de tercera: Poseen objetivos claros, pero no la persistencia para alcanzarlos, pues son erráticos en sus esfuerzos. En el papel todo está muy bien, pero hasta allí. Las apariencias sobrepasan la realidad. Por alguna razón hay una “pereza” intermitente que impide dar pasos certeros y constantes. Se mueven por inercia, prisioneros de rutinas. Los jefes determinan casi todo y esto crea una relación de dependencia hacia ellos. Son ámbitos ideales para personas sin aspiraciones, sentido crítico o compromiso; la mediocridad se asoma por doquier y el futuro no es más que el hoy prolongado…

Personas y equipos de segunda: Saben qué pretenden lograr, pero trabajan a medias. En unos aspectos funcionan aceptablemente y en otros son impredecibles. Poseen cualidades espectaculares en algunas acciones, pero son decepcionantes en otras. Sus contradicciones les frenan en la ruta a hacia un futuro promisorio. Tienen un techo mental y no lo sobrepasan para aspirar con contundencia al alto desempeño. Algunos de sus miembros hacen el trabajo de los que no salen de su zona de confort. Es como tener varios equipos al mismo tiempo en una sola empresa, diferenciados por sus resultados, sentido de pertenencia y pasión por la calidad. Son ámbitos ideales para todo tipo de persona, pues hay lugar para cada cual. Su futuro depende de los juegos de poder entre los grupos, las personas o las tendencias internas…

Personas y equipos de primera: Sus miembros están “en la misma página” en términos de metas y de aporte de trabajo exigente para alcanzar el alto rendimiento en todos los campos. Tienen contratiempos que superan unidos, sin drama pero con prontitud. Exhiben hambre por aprender y naturalidad en su buen humor. Sus códigos formales e informales son respetados por todos, ya que se sienten responsables del destino colectivo. El diálogo es intenso y asertivo. Lo que hacen lo hace bien, incluyendo la corrección de errores. La apertura al cambio y la flexibilidad para innovar abren las puertas a la excelencia. Sus líderes son cómplices del éxito ajeno. Pertenecer a estos equipos es un privilegio que pueden comprar quienes posean alta calidad personal. Para ejercer el liderazgo hay que ganar legitimidad sin depender tanto de la autoridad. Su futuro inspira seguridad, metas ilimitadas y sensatez para trabajar sin descanso…

La calidad de primera es una decisión, una actitud. No la podemos comprar ni alquilar. Si se decide por ella, tenga cuidado, podría despertar la envidia de los de segunda y tercera calidad. ¡No se detenga ni se distraiga, solo mantenga el rumbo y trabaje con exigencia!