Publicación

Gestione positivamente el estrés y logre un mejor rendimiento personal y profesional

03 de Agosto 2015
Executive Education INCAE
¿Podemos vivir sin estrés? ¿Por qué el estrés puede ser positivo? ¿Cómo gestionar el estrés “malo” y potenciar el “bueno”?

La estimulación emocional produce una hormona llamada cortisol, o coloquialmente “hormona del estrés”. El cortisol activa diferentes mecanismos en nuestros cerebros que despiertan la sensación de alarma, generando la energía para ser creativos, capaces de resolver problemas eficientemente, afrontar nuevos retos y tener, en general, una sensación de satisfacción y cumplimiento.

La falta de la hormona del estrés lleva a niveles bajos de motivación que generanfatiga, aburrimiento, frustración y falta de motivación. Es por ello necesario generar conscientemente niveles óptimos de cortisol para mantenernos en la fase positiva del estrés, llamada eustres por los investigadores Yerkes-Dodson (ver figura).

Sin embargo, si nos mantenemos a largo plazo bajo estados permanentes de alerta, nuestra productividad, en lugar de crecer, empieza a bajar, llevándonos a largo plazo a la pérdida de concentración, enfermedades y pérdida de autoestima. Llamamos a esa fase estrés negativo o distres.

¿Cómo podemos entonces mantenernos en un nivel de estimulación óptima?

Los expertos recomiendan generar durante los períodos de intensa actividad (cortisol)incentivos positivos que produzcan endorfinas (serotonina) para contrarrestar el efecto del cortisol en nuestros cerebros y organismos.

Algunos de los generadores de serotonina se pueden lograr a través de la meditación,el ejercicio, o el reconocimiento positivo de los avances realizados en el trabajo o la vida personal. Según los investigadores en neurociencia, caminar solo 10 minutos diariamente produce enormes beneficios, tanto en la salud mental, como física de las personas.

La autoconfianza, el enfoque en la búsqueda de soluciones en lugar de la identificación de problemas y obstáculos son otras fuentes generadoras de endorfinas que mantienen niveles de energías positivos y generan mayor tolerancia al estrés.

A nivel organizacional, si los lideres quieren que sus empleados se mantengan en niveles óptimos de rendimiento tienen que promover culturas de reconocimiento y realizar diseños organizativos que permitan a las personas combinar períodos de intensa actividad con otros en los cuales se les estimulan otros lados de sus cerebros, como la creatividad, las relaciones con otras personas o el aprendizaje de nuevos conocimientos o capacidades que generen motivación y energías renovadas.