Publicación

Más mujeres deciden vivir la experiencia del Global EMBA de INCAE

28 de Septiembre 2015
Randall Corella Vargas

Cada vez más mujeres dan un paso al frente en su formación profesional y deciden vivir la experiencia del Executive MBA de INCAE.

La representación femenina en nuestra reconocida maestría ejecutiva ha crecido al punto de duplicarse en las ediciones más recientes. Del 15% de mujeres que cursaron el Executive EMBA en el 2012, la cifra creció a un 25% en el 2014 y a un 30% en el 2015.

Mujeres de Costa Rica, Nicaragua, Ecuador, Panamá, Perú, Bolivia, El Salvador y Honduras decidieron fortalecer su liderazgo y sus habilidades gerenciales, con un modelo de aprendizaje enfocado en su entorno de negocios actual.

Se trata de profesionales en las áreas de banca y finanzas, hotelería, construcción, salud, educación y telefonía, entre otras, que encontraron la forma de complementar sus roles familiares y empresariales.

“La experiencia INCAE para una mujer que es profesional, mamá y esposa es un reto, se requiere tener un balance extraordinario, en relación con el tiempo y las prioridades, no es sencillo, pero como mujer es una experiencia muy enriquecedora. El aprendizaje más importante que he podido aplicar en mi vida profesional es priorizar y reconocer qué es lo realmente importante para mí”, resalta la colombiana Ana María Corrales, del Global EMBA 2016.

Para la panameña Cinthya Camargo, las mujeres de Latinoamérica tienen fortalezas que no poseen mujeres de otras regiones y pueden buscar entornos académicos altamente especializados para el elevar su calidad de vida.

“Las mujeres somos entes completos, uno no tiene que esperar a tener los ingresos necesarios para hacer una maestría, solo tiene que proponerse estudiar, ya sea sola o acompañada, tenemos que tener la capacidad de decir 'yo quiero mejorar' y eso es lo que debe nacer de ti”, explica la participante del EMBA 2015.

Por su parte, la guatemalteca Ada Hurtarte, del EMBA 2016, el primer paso es reconocer la influencia de las mujeres en su sociedad, en su comunidad y en su familia, independientemente de si tienen un proyecto empresarial grande o pequeño.

“Tomen conciencia del poder que realmente tienen, pueden cambiar el curso de lo que se mueve a su alrededor, dirigir grandes cambios. Son pilares en muchas situaciones, especialmente aquellas mujeres profesionales que están incursionando en espacios donde hay hombres”, afirma.