Noticia

El Profe Marín: Más de 4 décadas de enseñanza

29 de Marzo 2016
admin

Nicolás Marín, o como muchos lo conocen, "El Profe", nació en Granada, Nicaragua. Tiene 3 hijos y 8 nietos. A los 16 años se graduó de un colegio Jesuita y a los 17 se trasladó a México a estudiar Relaciones Industriales en la Universidad Iberoamericana. Posteriormente, viajó a Estados Unidos para practicar su inglés; estando allí aplicó y obtuvo una beca de la OEA para estudiar un MBA en la Universidad de Tulane.

Estuvo a punto de iniciar sus estudios en Medicina, pero al momento de tomar la decisión, se inclinó por administración y finanzas. Durante su estancia en Tulane, también practicó algunos deportes como baseball (era segunda base) y fútbol (como portero).

En 1963 regresó a Nicaragua para trabajar en la industria bancaria e iniciar una familia, dos años después, a la edad de 25 años. Durante esa época, llegó a Nicaragua una comisión de Harvard con el objeto de fundar INCAE. Para entonces, el Prof. Marín era uno de los nicaragüenses más calificados del país, por lo que le ofrecieron una beca para realizar un programa de un año llamado ITP (International Teaching Program), que serviría para ser profesor de INCAE y contribuir al desarrollo de Centroamérica. Dado el alto desempeño académico durante el programa, le ofrecieron continuar un segundo año bajo el programa de Doctoral Business Administration (DBA); sin embargo, la beca expiró.

Fue entonces que realizó un préstamo bancario y, con el patrocinio de George Cabot Lodge (Ministro de trabajo de JFK y uno de los fundadores de INCAE), logró financiar su doctorado. "Entrar a Harvard es dificilísimo, y mantenerse es aún más. Recuerdo que estudiaba 10 horas diarias, incluso me quedaba estudiando durante las vacaciones. Yo me considero con una inteligencia normal, pero con una voluntad a prueba de todo. Ese fue mi secreto para graduarme de Harvard. Harry Strachan, Ram Charan y yo éramos unos ratones de biblioteca, solo pasábamos estudiando" comenta el Prof. Marín, quien era uno de los más jóvenes del programa, pues el promedio de edad era cerca de 33 años.

Después de finalizar su Doctorado en Harvard, en 1969, el Prof. Marín regresa a Nicaragua para consagrar su vida a la docencia: "Lo haría aunque no me pagaran. Formar a los jóvenes es una de las formas más efectivas de transformar a una sociedad. Las verdaderas revoluciones se hacen en las aulas y en los centros de trabajo, no en las barricadas".

Desde entonces, el Profe Marín ha enseñado en INCAE por más de 40 años, ha escrito más de 50 casos de estudio (siendo uno de sus preferidos "Camaronera Industrial") y es coautor de 5 libros en los campos de finanzas y estrategia empresarial. Ha enseñado a más de 4,000 estudiantes a nivel de maestrías y a más de 6,000 empresarios y gerentes en programas de alta gerencia y programas ejecutivos.

El Prof. Marín tiene fama de ser duro en la calificación, a lo que comenta: "Yo creo en el sistema de calificación. Por respeto a todos los que se han graduado de INCAE, el profesor tiene que ser estricto y duro, pues muchos se matan estudiando; además, algunos han gastado todos sus ahorros o contraído grandes deudas. Por ello admiro mucho a Carlos Quintanilla, Niels Ketelhöhn, Luis López, Pedro Raventós, Arnoldo Rodríguez, Francisco de Paula, Felipe Pérez, Alberto Trejos, Arturo Cruz, Eduardo Montiel y Guillermo Selva, pues además de ser mis amigos y considerarlos más inteligentes que yo, son duros al momento de calificar y son la columna vertebral de la academia, del instituto. La dureza debe venir desde la selección de los estudiantes, por honor al título de la comunidad Incaista. Las nuevas autoridades ya están trabajando en esto."

Sin embargo, para el Prof. Marín no todo ha sido docencia; también dedicó cerca de 4 años a tiempo completo a fundar lo que ahora es BAC Credomatic, y nos contó cómo lo hizo: "¡Lo importante que es el Networking! José Ignacio González, quien fue compañero mío en Harvard, fundó Credoma>c en Nicaragua, una empresa que manejaba tarjetas de crédito. Con los años vimos que ese negocio debía ser para los bancos y fue allí donde entré yo. Conversé con el CEO del Banco de América de Nicaragua, Ernesto Fernández Hollman, quien también fue compañero mío en Harvard, y fue a ellos que les vendimos esta operación. Dado que ellos no sabían nada de tarjetas, ni nosotros tampoco, me fui por 15 días a aprender la operación en BANAMEX (Banco Nacional de México), cuando regresé, desarrollé el mercado en Nicaragua, luego en Costa Rica, El Salvador, Ecuador, Honduras, Guatemala, Dominicana y por último Panamá, entonces se llamó Banco de América Central Credomatic. Fue un éxito. Pero a los dos años, ya INCAE estaba en Costa Rica y me pidieron que volviera, entonces dejé el banco y me sucedió Ernesto Castegnaro, un excelente alumno mío graduado también de INCAE. 15 años después, vendieron a muy buen precio el banco a la subsidiaria financiera de General Electric".

Después de muchos años de docencia y consultoría, actualmente el Prof. Marín es miembro de dos juntas directivas, una en Panamá y otra en Costa Rica. Gusta mucho de los mariscos como langosta y camarones, así como disfruta de la comida peruana y mexicana. Jugó tenis por más de 10 años y es fanático de los Heats de Miami. Entre sus principales hobbies está la lectura en prosa. Lee mucho sobre temas de su carrera para mantenerse actualizado, pero también disfruta de novelas históricas. Sus novelas favoritas son: "Guerra y Paz" de León Tolstoi (ruso), "Dime quien soy" y "Dispara, yo ya estoy muerto" de Julia Navarro (española). "Si no tengo uno o dos libros en mi mesa de noche, estoy inquieto", comenta.

Hace unos meses, el Prof. Marín fue invitado por la Universidad de Princeton para dar una conferencia sobre Empresarialismo en la región. "Me sentí muy honrado poder hablarle a los estudiantes de ingeniería, matemática y ciencia sobre temas del empresario y la importancia de los científicos para las empresas. Estuve en el aula donde cada otoño enseña Mario Vargas Llosa", comenta.

También menciona que el proceso para poder realizar una conferencia en una universidad de tanto prestigio es bastante selectivo. El contacto se hizo por medio de su nieto que estudia 3er año de biología molecular y es presidente de la asociación de estudiantes latinoamericanos. Después de evaluar la trayectoria del Prof. Marín en la docencia y las últimas publicaciones de libros y artículos, aceptaron invitarlo para que impartiera la conferencia.

Cuando le preguntamos ¿qué significa éxito?, nos dijo: "Éxito es la felicidad, y se alcanza cuando ves a tu esposa, hijos y nietos sonreír, cuando los ves felices a ellos. Para mí hay tres factores claves para alcanzar el éxito: Primero, educación. No solo la tuya sino la de tus hijos y nietos. Siempre debes facilitar la educación en tu entorno: en la familia, empresas y comunidad. Segundo, honradez y transparencia. No hacer nada de lo que te puedas avergonzar después; no solo es no robar, sino que siempre hay que ser transparente, siempre decir la verdad. Tercero, preocuparse por los más humildes. La vida pasa muy rápido, y para ser feliz debes ayudar a los más débiles, facilitarles educación.

Agradezco a mis padres por no dejarme una fortuna, pero si dejarme una buena educación. "El tiempo se pasó volando en esta divertida entrevista, que también estuvo llena de sabiduría e inspiración. El Prof. Marín se despidió con este mensaje: "A los de la promoción 2016 que están a punto de graduarse, les aconsejo que cuando escojan un trabajo no solo piensen en la remuneración inicial, sino en su desarrollo personal. Piensen bien en dónde van a estar en esa organización en 5 o 10 años. Deben quedarse no solo con el incentivo económico sino también con la satisfacción de sentirse dentro de algo que está contribuyendo a la sociedad. ¡Felicidades por el esfuerzo!"