Publicación

Métodos cuantitativos en la gerencia hospitalaria

27 de Abril 2016
Executive Education INCAE
 

Descongestionar las citas para una cirugía, disminuir el tiempo de espera de los pacientes y hasta abaratar costos en cuanto a los servicios de salud pública se puede lograr en una relación ganar-ganar entre los servicios públicos y privados.

En varias regiones del mundo se está utilizando la tercerización de procedimientos quirúrgicos, que quiere decir que si a un paciente que requiere de una operación no se le puede realizar en los hospitales públicos, se lleva a un centro privado, que generalmente tienen descongestionadas las salas de operación.

La tercerización da beneficios a todos los involucrados desde dos grandes puntos de vista:
»»Permite a los gobiernos e institutos de seguridad social atender las necesidades de los pacientes sin incurrir en grandes inversiones.
»»Los centros de atención privada aumentan la utilización de su capacidad instalada, lo que podría significar un aumento en su eficiencia y rentabilidad.

Tomar decisiones que impliquen bajar costos, sin que se afecte a los pacientes es todo un reto que enfrentan los sistemas de salud públicos de todo el orbe y más en países donde los recursos son escasos.

Ante esa realidad varios sistemas de salud pública han buscado soluciones alternativas para satisfacer las demandas de la población.

En Nicaragua, por ejemplo, muchas de las operaciones que se tienen que realizar por medio del Seguro Social, se trasladan a los centros privados, mediante contratos con pago per cápita y pago de eventos.

Por el tamaño de la población atendida y la diversidad de procedimientos
quirúrgicos demandados, existe una gran oportunidad para la tercerización, incluso para hospitales con una alta demanda de pacientes privados.

La toma decisiones en un hospital, pensando en una mejor programación de sus servicios genera mucha incertidumbre, principalmente por lo complejo de recopilar información fiable a través de un registro histórico en cuánto a la utilización de quirófanos.

Al haber diversas especialidades médicas, con diferentes procedimientos quirúrgicos en los que la duración de cada intervención es completamente diferente a la de las demás, dificultan la aplicación de métodos deterministas utilizados en industrias con procesos más fáciles de ser estandarizados.

Ante esto existen métodos de simulación que permiten tomar decisiones que tienen en cuenta la variabilidad, característica muy arraigada en los procedimientos de la industria hospitalaria.

Hay generalmente tres fuentes de variabilidad que inciden en la estimación del porcentaje de utilización de los quirófanos: la demanda, los tiempos de duración de los procedimientos y los tiempos de limpieza y preparación de instrumentos.

La demanda de cirugías por tipo de especialidad se podría encontrar en un reporte mensual que las direcciones médicas de los hospitales generan del número de operaciones que se efectúan.

Los tiempos de duración se pueden calcular con la información sobre las horas de inicio y finalización de las cirugías que se recogen en la bitácora de uso del quirófano.

En cuanto a los tiempos de limpieza y preparación de instrumentos, generalmente los hospitales no llevan un registro, pero se puede hacer un estudio para obtener los datos.

Con el modelo construido y los datos definidos hay muchas opciones a la obtención del porcentaje de utilización, dependiendo de las necesidades y los recursos que tenga cada hospital.

Las oportunidades de mejora en la eficiencia de las operaciones generales de un hospital a través de modelos es solo un paso que pueden dar las instituciones de salud para el beneficio propio y de sus pacientes.


Extracto del artículo "Métodos cuantitativos en la gerencia hospitalaria", publicado en la revista INCAE Business Review.


Etiquetas:
, , , Executive Education