Publicación

Siete reglas para el proceso de generación de ideas

08 de Julio 2016
Executive Education INCAE

Entender al cliente, establecer relaciones y generar insights son los primeros pasos que se dan cuando se utiliza la metodología de Design Thinking en la creación de proyectos.

La generación de ideas es el punto clave para llevar a la organización a concretar las mejores soluciones para la problemática que atraviesa el cliente.

Una metodología de mucha utilidad para procesar la información que se recolecta en los trabajos de campo es hacer lo que se conoce como clustering, que se basa en identificar patrones a través de todo un proceso de generación de ideas. Esas ideas se documentan, se establecen familias; después se define si existen conexiones entre ellas, se agrupan por categorías y se identifican.

Este paso representa un reto al equipo de trabajo, porque se pone a prueba la creatividad y se permitirá dar soluciones más certeras para satisfacer las necesidades de los clientes.

Ahora bien, generar ideas es todo un proceso y requiere de una serie de reglas para lograr que sea exitoso y dar un paso en firme en la búsqueda de concretar el proyecto en el que se está trabajando:

»Una sola conversación a la vez
Los miembros del equipo tienen que ser claros en resaltar una conversación a la vez cuando se genere una idea para que se le dé la importancia necesaria a cada una.

» Diferir el juicio
No hay que apresurarse a criticar las ideas antes de que hayan sido robustecidas con las contribuciones de cada uno de los miembros del equipo.

» Permanecer enfocado en el asunto
Se debe mantener el foco en el tema en discusión.

» Promover las ideas extravagantes
Generar ideas inusuales, que son las que van a romper con lo establecido para pensar distinto y buscar soluciones innovadoras.

» Construir sobre las ideas de otros
Debe existir un compromiso en todo el equipo sobre la aportación que haga cada uno de las ideas que se generen.

» Ser visual y gráfico
Es una necesidad, especialmente en el prototipado.

» Cantidad mejor que calidad
En esta etapa se debe ir más por la cantidad que la calidad. La calidad se empezará a construir cuando ya se hayan seleccionado las ideas.

Una vez que se hayan generado las ideas debemos tener a la mano el conjunto de criterios de diseño y de necesidades prioritarias que experimenta el usuario y que queremos satisfacer para poderlas seleccionar adecuadamente.

Extracto del webinar: “Diseño de Servicios: creando experiencias memorables”, impartido por Guillermo Cardoza, profesor pleno de INCAE Business School.