Noticia

Entrevista a Katie Carr sobre Brexit

14 de Febrero 2017
admin

Por Ana Garro Urbina, de INCATRAZ.

Nadie se esperaba que algún país se saliera de la Unión Europea y menos que el Reino Unido lo hiciera. Sabíamos que habían británicos que estaban en contra de pertenecer a la UE; sin embargo, jamás pensamos que el referéndum del Brexit fuera a dar un resultado negativo.

Nosotros como estudiantes de INCAE, y me incluyo, no nos enteramos de todos los pormenores del asunto no sólo porque estamos muy lejos -aunque no es excusa- pero principalmente porque no tuvimos tiempo suficiente para investigar sobre el tema. Es por eso que nos dimos a la tarea en INCATRAZ de hablar con Katie Carr, una de nuestras profesoras visitantes en INCAE y la Directora de Comunicación y Marca de la institución para que nos extendiera un poco su opinión sobre el tema. Carr se considera británica de nacionalidad pero europea de corazón, actualmente vive en Barcelona y le tocó vivir de cerca todo el proceso de Brexit tanto dentro como fuera del Reino Unido.

Al igual que muchos europeos - y probablemente el resto del mundo - Katie Carr jamás pensó que el referéndum tuviera éxito por ser una decisión que iría en contra de los intereses del país, el desarrollo de su cultura, tecnología y ciencia. Ella comenta que durante la campaña previa al referéndum, se notaba incertidumbre sobre el futuro de Europa "sobre todo por el incremento de poder de los partidos políticos de extrema derecha". Aunque se sabía que el Reino Unido nunca estuvo del todo convencido en pertenecer al 100% a la Unión Europea, muchos consideran, que le iba mejor dentro de la UE que fuera.

Tal vez ustedes se preguntarán, ¿será que no hubo suficiente información disponible para los votantes? ¿cómo pudo ganar una opción que los aislaría de muchas oportunidades políticas, comerciales y diplomáticas? Cuando le pregunté a la profesora Carr, me dijo que la información nunca fue problema, los ciudadanos podían conseguir la información; el problema era más de educación. Las personas tenían todo el acceso a la información que quisieran, simplemente decidieron escuchar a las personas que quisieron. De hecho, un día después del resultado del Brexit, uno de los términos más buscados en Google en Inglaterra fue: "¿Qué es la Unión Europea?". Lo que nos deja pensando: ¿será que votaron racionalmente o simplemente se dejaron influenciar fácilmente por unos pocos?

Además de la falta de interés por informarse, los políticos jugaron un papel muy importante en toda la campaña. Datos inflados y mentiras descaradas fueron parte de la campaña del Brexit. Carr comentó, "el ejemplo más flagrante de esto [mentiras de políticos] es la promesa que los 350 millones de libras que el Reino Unido supuestamente enviaba a Europa cada semana se dedicaría a la sanidad pública. El monto de 350 millones de libras no es correcto, y de todas formas el Reino Unido recibe más que esta cantidad en subsidios de parte de Bruselas [sede del Consejo de la Unión Europea], y más que esto, una vez "ganado" el referéndum, los dos líderes del Brexit, Farrage y Johnson negaron haberlo prometido aún cuando hay fotos de ellos en frente de propaganda diciendo exactamente esto".

El tema de educación - o falta de ella - se volvió a mostrar con actos racistas y xenofóbicos tan solo horas después de que los resultados se publicaran. Carr comentó que "esto [la falta de educación] combinado con una depresión económica ha generado una frustración masiva y por eso buscan a quién culpar. También, al ver políticos, supuestamente "mayores" actuando de una manera racista y xenofóbica les ha dado el OK, diciendo que este comportamiento es aceptable".

Por otro lado, está el tema del libre acceso que tienen los ciudadanos de la Unión Europea a cualquiera de los países dentro de la UE. Tres millones de europeos trabajan dentro de Gran Bretaña y ahora se preguntan si van a tener que hacer trámites para quedarse en Inglaterra o si tendrán que buscar trabajo en sus países natales. Todavía no se sabe qué va a pasar con estos ciudadanos puesto que hay que esperar a que las negociaciones se den y esto podría tomar alrededor de dos años, sin embargo, es un tema que preocupa a un grupo grande de ciudadanos europeos.

En cuanto a las empresas que tienen sus headquarters en el Reino Unido, Carr comenta que es muy probable que empiecen a pasarse a otros países de la UE ya que dentro de Inglaterra tendrán más restricciones que nunca.

Los startups tendrán que mudarse a otros países que les permitan tener mayor acceso al mercado de la UE de 508 millones de personas y no restringirse a uno de tan sólo 60 millones. Como Barack Obama comentó, el Reino Unido estará más abajo en la lista de países con quien negociar acuerdos de comercio.

Finalmente, cuando le pregunté a Katie Carr sobre sus expectativas hacia el futuro para su país natal me comentó que ella considera que el país se verá afectado negativamente por la decisión sin embargo es cuestión de tiempo para ver cómo se desarrollan las negociaciones
de Brexit. "La salida de la Comunidad Europea significa que el Reino Unido tiene que empezar de cero en la mayoría de los casos - una gran pérdida de tiempo y dinero -. Sin el acceso garantizado al segundo mercado más grande del mundo en términos de PIB, muchas empresas se verán obligados a mover sus sedes a países dentro de la UE como Alemania y Francia".

Al día de hoy no se sabe cómo va a terminar la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea. Sabemos que será un trayecto largo y hasta doloroso en cuanto a negociaciones comerciales, políticas y diplomáticas. Sin embargo, tendremos que estar a la expectativa como el resto del mundo pocos deciden el futuro de Inglaterra.