Próximo destino: Lituania | Maestrías INCAE
Publicación

Próximo destino: Lituania

28 de Abril 2017
Wendy Tulmo

Llegar a Europa no estaba ni en mis mejores planes, pero todo se dio de manera repentina, justo como se dan las experiencias que te marcan la vida.

El día que recibí el correo informativo sobre el concurso, llegué a casa y lo comenté con Helen, la mejor roomie que me pudo dar INCAE y con quien comparto mi pasión por viajar. Dado que el premio era un viaje redondo a cualquier destino, no dudamos en aceptar el reto e invitamos a Víctor y Rudy a unirse a esta aventura.

Una vez que el equipo estaba listo, lo primero era escoger el nombre. Se nos ocurrieron muchos nombres jocosos como Los Osoritos, Los Superchiches o Los Discípulos de Doña Lucía, pero al final buscamos algo que fuera más representativo para nosotros e INCAE. Así nació “INCAE TEAM PURA VIDA”.

El verdadero reto lo sentimos al recibir el primer caso. Se trataba de un caso de expansión comercial con visión sostenible, temas que hemos visto en varios de los cursos del programa. Todo el proceso lo podíamos verificar en la página web del concurso CREATIVE SHOCK. Rudy, que era uno de los más entusiasmados, le daba seguimiento a cada instante.

Nuestras reuniones después de clases y la metodología aprendida en INCAE nos ayudaron a desarrollar una solución exitosa y ser uno de los equipos que clasificaron a la segunda ronda, de un total de 184 que participaron en esta primera prueba.

En la segunda ronda tuvimos un caso muy exigente sobre una ONG, pero logramos aprovechar las fortalezas que teníamos como equipo.

Después continuamos con nuestra vida de estudiantes Incaistas y yo desde mi intercambio en Japón, hacíamos seguimiento a diario del resultado final. Hasta que llegó la gran noticia, habíamos clasificado a la final del concurso junto a 7 equipos más de todo el mundo.

Es aquí donde empieza la odisea de “INCAE TEAM PURA VIDA”. Teníamos dos semanas para armar el viaje que implicaba solicitar apoyo a INCAE para la compra de los boletos, del cual obtuvimos inmediatamente una respuesta positiva. Otro tema importante es el migratorio, y a mí como ecuatoriana, nos piden visa para casi todos los países, Lituania no era la excepción.

Iniciar esta carrera contra el tiempo, me recordó cuando laboraba y había que cumplir o cumplir con el deadline y mover contactos hasta lograrlo, y aplicando nuevamente lo aprendido en INCAE, crear relaciones abre muchas puertas, tanto así que mantenía conversaciones directas con la embajadora. El trámite me obligó a viajar a Tokio hasta la embajada de Lituania, que en realidad fue un placer porque pude conocer esta hermosa ciudad.

En fin, entre noches sin dormir en búsqueda de los boletos y luego corridas maratónicas por las escalas en los aeropuertos, llegué a Lituania a un clima bajo 0 °C, situación en la que nunca había estado en mi vida, solo sentía que se me congelaba hasta el alma. Luego me enteré que mi equipo estaba esperando en Alemania por una huelga de la aerolínea, toda una aventura.

La estadía en Lituania fue increíble, The ISM University of Management and Economics contó con una excelente organización, recogieron a todos los participantes en el aeropuerto. Al día siguiente, por fin el equipo estaba completo y listo para conocer a gente de todo el mundo, fue el día de presentaciones entrega de camisetas, como se hacen en las competencias extremas. Las resoluciones de casos eran diarias, nos daban 1 o 2 horas y debíamos presentarnos ante los jurados, la adrenalina se encontraba a flor de piel, pero el trato que recibimos fue único, todo lo mejor era para los participantes.

Tuvimos una noche cultural, todas las nacionalidades juntas demostrándonos unos a otros lo que nos hace únicos e interesantes, allí pudimos demostrar la cultura de nuestros países, y lo que tenemos en común en mi equipo, la cultura INCAE. Luego la noche se puso alegre, había bailes tradicionales y como era de esperarse, le pusimos el sabor latino a la noche pues éramos los únicos de América en la competencia.

Otros días estuvimos en conferencias magistrales con emprendedores sociales, además de un pequeño city tour por la pequeña Villa nocturna. Tuvimos que resolver dos casos de empresas reales, el último y de más peso de evaluación, lo desarrollamos durante toda la noche para exponerlo al día siguiente sin descansar, para todos los Incaístas, se los podría describir como el cansancio del día después de Survivor Camp.

El día de conocer el equipo ganador, con todo el cansancio encima, nosotros sentíamos que ya lo éramos pues dimos lo mejor de nosotros. Al final un equipo de Inglaterra fue el ganador de la competencia, pero en realidad todos ganamos una gran experiencia de vida y muchos contactos. Y como toda gran competencia, en la que en realidad se sintió gran compañerismo, terminó en fiesta y networking, pudiendo aprender más del jurado.

De esta manera me permito compartir nuestra gran experiencia, aunque me queda mucho por contar. También debemos agradecer a INCAE por confiar en nosotros y permitirnos viajar a representar a esta gran familia. Y a ustedes compañeros y futuros Incaístas, que esta experiencia sirva de motivación a no ignorar las oportunidades que nuestra Alma Mater nos da, aprovéchenlas al 100% y tengan el honor de representar a INCAE frente al mundo entero.

"Artículo publicado por la revista INCATRAZ Student Newspaper, 9na edición".

Suscríbase a nuestro blog