El poder del ahora: claves para tener éxito en el futuro viviendo en el hoy | Maestrías INCAE
Publicación

El poder del ahora: claves para tener éxito en el futuro viviendo en el hoy

23 de Junio 2017
Valentina Aspirante

Acaba de perder la cuenta de a cuántos empleos ha aplicado y no puede creer que ni uno de todos los reclutadores responde a sus correos. El subempleo parece la única opción. Probablemente no va a poder con las obligaciones del banco, las colegiaturas, o la hipoteca de la casa. Va tener que ponerse en forma porque a cómo va la cosa, solo va a poder usar su bici como transporte y mejor ir acostumbrándose a una vida sin lujos ni costosos aparatos electrónicos, más “zen”. ¿Le suena familiar?

 

Ante el inminente tsunami de una crisis laboral, personal o financiera, ¿cómo no pensar en lo que viene, especialmente cuando parece inevitable? La respuesta es viviendo únicamente en el hoy. Así de simple, aunque suene cliché.

 

Vivir en el hoy es mucho más poderoso y menos esotérico de lo que suena. Representa la administración responsable, consciente y realista de su activo más caro, el tiempo.

 

¿Y cómo se come eso?

Sobra decir que sin objetivos claros y medibles es imposible vivir en el hoy. Asumiendo que ha hecho la tarea de definir hacia dónde va y cómo llegará ahí, vivir en el hoy consiste en dividir esa tarea en pequeños pasos que quepan en lapsos de 16 horas sin tratar de abarcar más de la cuenta, posponer lo planeado o pensar en la carga del día/mes o década siguiente.

 

Es hoy y punto, no más no menos.

Al no sobrecargar su día, elimina presión y lo que queda es la libertad de ejecutar, ahora mismo. Claro está, tome en cuenta que también tendrá que renunciar al golpe de adrenalina que provoca vivir bajo presión y que normalmente confundimos con un falso sentido de estar ‘siendo productivos’.

 

Adoptar una filosofía de vida basada en vivir el hoy, también requiere que renuncie a los pronósticos, estos sólo justifican su inacción ante el miedo.

 

Por ejemplo, ¿alguna vez ha malgastado días o semanas sufriendo por un proyecto que pensó que no podría terminar, y al final lo hace tan bien que obtiene la mejor calificación? Este sufrimiento sin sentido ocurre gracias a que su mente creó situaciones hipotéticas con los retazos de información que tenía a mano. La gravedad del escenario dependerá de su creatividad como guionista de terror.

 

Para este momento, estará pensando “todo muy bonito pero no se pueden ignorar las amenazas que se avecinan”. Cierto. La solución es que tome acción de inmediato. Esto le dará verdadero poder sobre sus metas y no el control imaginario que ofrece el preocuparse por el futuro.

 

Vivir en el hoy tampoco significa cerrar los ojos al mañana.

El deseo de conocer el porvenir está en el ADN humano; los romanos etruscos por ejemplo buscaron conocer su destino consultando adivinos que “veían el futuro” en las entrañas de un animal. Incluso, la vida actual se basa enteramente en proyecciones financieras, estimaciones de demanda y hasta predicciones basadas en patrones de consumo que dicen con certeza, qué marca de jabón comprará en el super. ¿Cómo no proyectar también lo que pasará con sus metas y sueños? Sin embargo, proyectarse a futuro normalmente resulta en un escenario falible, amarillista y trágico que le resta tiempo real. Evítelo y mejor aproveche la oportunidad de trabajar diligente pero sensatamente en su futuro sin viajar a él. Después de todo aún no es físicamente posible (¿o sí?).

 

Tampoco sea víctima de la impaciencia. Necesitará aceptar que las soluciones en la vida real a veces tardan. El proceso se trata de mejoras graduales en las que su esfuerzo es el componente principal y no un golpe de suerte que de repente lo lleve a su situación ideal.

 

Finalmente sea compasivo consigo mismo.

Vivir en el hoy es la muestra de amor propio más importante que puede hacer por usted mismo. Conquistar sus metas poco a poco, sin presiones innecesarias le fortalecerá y le aportará madurez y perspectiva. Cuando llegue a la cima, ya le será familiar y estará preparado para afrontar el siguiente reto.

 

¿Listo(a) para vivir en el hoy? ¿De qué pronóstico imaginario le gustaría deshacerse antes de empezar?

 
Etiquetas:
, ,