¿Cómo ser un líder global?- Parte 2 | Maestrías INCAE
Publicación

¿Cómo ser un líder global?- Parte 2

24 de Agosto 2017
Eugenio Ingenio

Antes, cuando analizaba cómo podría llegar a convertirme en un líder que inspira a otros, pensaba que necesitaría mucho dinero, ser de una familia influyente o tener una inteligencia superdotada. Sin embargo, como comenté en la parte 1 de este artículo, tras varios días en Silicon Valley conversando con ejecutivos de las mayores compañías tecnológicas del mundo, recibí consejos puntales sobre cómo ser un líder global.

Contrario a lo que yo pensaba, las recomendaciones no giraron en torno a habilidades técnicas o capacidad económica. Fueron mucho más simples que eso:

Es posible: quizás el mensaje más importante se resume en un simple cliché: “cree en ti mismo, es posible”. Uno de los comentarios más recurrentes fue que las ideas prosperan si trabajas duro, y si vas a desarrollar un proyecto, ¿por qué no soñar más en grande?

Cuántas veces hemos afirmado que no lograremos algo, aún sin intentarlo, porque pusimos excusas baratas o nos dejamos limitar por el miedo. Hoy por hoy, no disfrutaríamos de usar un IPhone si Steve Jobs se hubiera dejado vencer por el miedo y los obstáculos.

Empieza con un problema: ya sea que vayas a empezar una compañía o a iniciar algún proyecto, hazlo para resolver un problema. No tomes una decisión solo para generar dinero o para tener algo en que ocuparte, hazlo porque intentas hacer un cambio y encontrar una solución. ¿Cuáles son los problemas locales cercanos a ti? Empieza por intentar resolverlos y luego ve a resolver los problemas globales.

Aprende resiliencia: desarrolla la capacidad de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerte a ellas, pues tanto los negocios como la vida están llenas de circunstancias de este tipo.

Lo has hecho desde siempre, piensa en todo eso que has superado hasta el día de hoy. Tu primer día en la escuela, un examen reprobado, un trabajo fallido o una desilusión amorosa. Si estás aquí, es porque puedes sortear lo que venga.

Diviértete: ¡lo más importante! Diviértete mientras trabajas por lo que quieres, ¿para qué destinar horas de tu tiempo y energía en algo que no disfrutas?

Estar atado a un trabajo que odias solo por un cheque, puede ser tan enfermizo como un padecimiento médico. Por el contrario, la pasión es la que te hace moverte, sacrificarte y hacer cosas que quizás ni siquiera habías contemplado.

Ahora que sabes cómo ser un líder global, ¿qué te detiene para convertirte en uno? Tal vez algún día Latinoamérica podría ser el próximo “Silicon Valley”, y para lograr ese nivel de desarrollo, necesitamos empezar por convertirnos en líderes globales. ¿Te animas a ser uno de ellos?