Publicación

Las siete claves del coaching

22 de Septiembre 2017
Executive Education INCAE
 
Se sabe que está “de moda”, que lleva 20 años y que a muchas compañías les ha traído frutos. Es una técnica probada de hacer que los profesionales mejoren el rendimiento en las empresas y con el tiempo se ha ido perfeccionando. 

El coaching, ese método robado al deporte e implantado en los negocios no para de desarrollarse, pero aún así hay conviene fijar ciertas líneas.

Patricia Cauqui y Alfonso Medina, profesores de la Certificación en Coaching Ejecutivo de INCAE Business School, repasan esta herramienta para maximizar el objetivo de sacar de los colaboradores lo mejor de sí mismos, bajo el principio socrático de que las personas tienen dentro de sí todas las respuestas y solo necesitan quien los escuche y le sepa hacer las preguntas adecuadas en el momento oportuno.

Para ello identifican siete claves, consejos pertinentes para elevar el rendimiento del entorno. Si la capacitación aumenta el rendimiento un 22%, el coaching lo hace en un 88%, según el Matriz Global Survey citado por Cauqui y Medina, quienes se atreven a asegurar que el coaching llegará a ser la norma en la dinámica interna de las compañías, pero antes conviene atender los siete secretos para los líderes-coaches.

1. Saber para qué el coaching:

Tener conciencia de que se está haciendo, de que es un proceso y tiene metodologías propias, además de que se trabaja con cerebros activos que pueden detectar cuando se hace por moda o sin objetivos claros. 

2. Saber determinar el momento adecuado:

No siempre conviene aplicar el coaching. Hay momentos en que la empresa exige una acción rápida y no el método socrático de preguntas provocadoras. También hay fases en que el equipo es demasiado junior y tampoco conviene desarrollar técnicas más propias de equipos autónomos.

3. Manejar habilidades básicas del coaching:

La presencia y la escucha activa. Poner atención a lo que el colaborador expresa, pero también a lo que no expresa. Así podrá plantearse una pregunta suficientemente valiosa para que provoque en él ese efecto de creatividad, lucidez y entusiasmo. Preguntas poderosas, cortas, adaptadas al interlocutor  y abiertas.

4. Preparación propia y del entorno:

Siempre es bueno dar una realimentación de calidad, intentando tomar distancia emocional y en un entorno empático. ¿Qué tal salir de la oficina y dar un paseo por un parque o conversar en una heladería?

5. Construir juntos:

Conviene dar oportunidad a que el colaborador proponga sus ideas. Aquella frase de que “la gente apoya más aquello que crea” es una gran verdad. Si alguien se siente autor de algo, lo defenderá con uñas y dientes.

6. Planificar con la fórmula SMART:

Con objetivos específicos, medibles, alcanzables, relevantes y acotados en tiempo. Olvidarse de colocar como un objetivo “conseguir que mi equipo me entienda mejor”, porque eso no depende solo del líder.

 7. Dar seguimiento al proceso:

Utilizando la agenda de la sesión anterior, que sirva como una cadena y que evite las repeticiones o los vacíos.


Certificación en Coaching Ejecutivo

Convertirse en un líder coach de primera línea, con nuestra Certificación en Coaching Ejecutivo, un programa que le permitirá clarificar su visión, valores, creencias y objetivos, y mejorar su capacidad de influencia y liderazgo. Doble acreditación INCAE - ACTP/ICF (International Coach Federation)..

Próxima edición: 16 de octubre, 2017. Nicaragua, Costa Rica.

MÁS INFORMACIÓN