Publicación

El dilema de América Latina: conducir con cuidado y acelerar

27 de Septiembre 2017
Executive Education INCAE
 
 

América Latina enfrenta tiempos de incertidumbre que exigen de los actores económicos una atención máxima sobre cada evento para garantizarse el mantenimiento de la estabilidad lograda en las últimas dos décadas, pero asegurándose de crecer a tasas que ayuden a reducir la pobreza instalada en la región.

Este es, encapsulado, el diagnóstico y la advertencia que lanza el reconocido economista y expresidente del Banco Central de Costa Rica, Francisco de Paula Gutiérrez, al abordar los desafíos de una región que, para empezar, no es exactamente una región, sino al menos dos. 

Las velocidades y las variables son distintas al norte del tapón del Darién en relación con el sur del continente, menos dependiente de la economía de Estados Unidos y al mismo tiempo con menos oportunidad de aprovechar el despertar económico estadounidense posterior a la recesión del 2008-2009.

A pesar de las particularidades de volumen y de producción de cada país, De Paula Gutiérrez encerró a todo el subcontinente en un círculo de nubarrones económicos que, aunque muy lejos de la situación de los años 80, impide aplicar el control crucero de los países. Nada se debe dar por sentado y todo merece atención.

“Es un mundo mucho más nervioso. Los sistemas financieros muestran mucho más nerviosismo sobre Brexit y su impacto en bolsas, el nuevo gobierno de Estados Unidos y su discurso proteccionista, la migración, el terrorismo, etc. Estamos ante la pregunta de si van a seguir llegando los flujos de capitales hacia América Latina en forma de inversión y no solo deuda. Ya no hay certeza de que el mundo juegue en el camino de la apertura y tampoco certeza de que los países van a poder pagar sus deudas. Hemos visto que calificadoras de riesgo mucho más activas en los últimos tiempos”, afirmó.

El profesor de INCAE explicó el paisaje económico de América Latina durante una conferencia con profesionales egresados de este centro, después de advertir que la región superó de manera aceptable la crisis del 2008 gracias a que estaba mejor preparada que en los años 80. Por eso ahora el reto es mantener su estabilidad y no arriesgarla en la búsqueda de un necesario mayor crecimiento.

“Ya será difícil volver a ver ese escenario de América Latina creciendo al 6%. Vamos a tener que hacer un esfuerzo mucho mayor para poder insertarnos y ganar espacios. Pero no vamos a estar haciendo esos esfuerzos solos; hay un montón de países que van a estar en la cancha compitiendo. Ahora la competencia es global y no solo hay que trabajar más para quedarnos en el mismo lugar, sino mucho más para poder movernos hacia delante”, apuntó Gutiérrez, quien fungió como presidente del Banco Central tico durante la recesión del 2008.

En el panorama vislumbra una demanda externa sin grandes cambios, ruido por agenda presidencial de Trump, una recuperación lenta de Estados Unidos, una Europa empantanada en redefiniciones y con un crecimiento inferior al 2%, igual que Japón y una China que ya dejó de crecer al 9% y ronda el 6%. Además, una América Latina afectada en el flanco político por la crisis de Venezuela y la ausencia de una potencia dispuesta o capaz de hacer de locomotora de la región. Ya nadie se confía de Estados Unidos.

La potencia del norte ha empezado a incrementar sus tasas de interés y hace que entremos a un mundo más caro, advierte Gutiérrez. Eso aumenta el costo del endeudamiento para países latinoamericanos que, en general, han visto crecer su deuda en años recientes, aparejado a un deterioro en el balance fiscal. De nuevo, el crecimiento de las economías tampoco da para llenar las arcas a las entidades tributarias. En Europa, a pesar de una política monetaria aún laxa, tampoco está la fórmula que necesita América Latina en un mundo que se hace más selectivo para conocer fondos. 

“Ya se fijan más en detalles como la situación fiscal. El mundo empieza a ponerse exquisito”, comentó el profesor.

Los gobiernos y demás actores económicos deben tomar conciencia de la necesidad de un mayor progreso y de políticas económicas que respondan a los desafíos sociales, pero para ello es imperativo lograr acuerdos nacionales que trasciendan los cuatro o cinco años que dura un gobierno. Urge invertir en el futuro, sobre todo educación y salud, pero con criterios de eficiencia; no solo verter dinero sobre sectores sin los resultados planeados.

Para ello es indispensable un Estado sano, instituciones fuertes y ágiles (no débiles ni obesas como en tantos países) que ayuden a mejorar el clima de confianza y motiven a los inversionistas a seguir apostando por el subcontinente, sin que tengan que depender los precios de las materias primas que exportan en el sur o que importamos en Mesoamérica. 


Las mejores maestrías ejecutivas de América Latina

Diseñadas para ajustarse a las necesidades de tiempo e inversión de los profesionales de hoy, nuestras maestrías ejecutivas ofrecen educación de vanguardia impartida por la mejor Facultad de la región y potenciada por alianzas con varias de las escuelas de negocios más prestigiosas del mundo. Viva, junto con los ejecutivos de alto nivel de Latinoamérica, una experiencia transformadora.

Más información


Estrategia Financiera: la rentabilidad y gestión de liquidez

Si tiene dificultades para gestionar el capital de trabajo, la liquidez y la rentabilidad de su organización, INCAE pone a su disposición este programa, que le ayudará a establecer la mejor estrategia financiera y competitiva para su empresa.
Próxima edición: 20 de noviembre, 2017.

Más información


Especialización en Finanzas

Especialícese en el manejo de modelos financieros, la gestión de riesgos y las oportunidades en los mercados de capitales y banca de inversión. Este innovador programa se adapta a sus necesidades, brindándole la oportunidad de cursar la especialización completa (Módulos 1, 2 y 3, más un módulo opcional en Cheung Kong Graduate School of Business) o cada módulo de forma independiente.
Próxima edición: 23 de octubre, 2017.

Más información