Publicación

“No puede haber empresas exitosas en sociedades fallidas”

18 de Mayo 2018
Executive Education INCAE

Las estadísticas demuestran que los países más democráticos, es decir los países que respetan la institucionalidad, los que tienen estado de derecho, los que tienen independencia de los poderes del Estado, los que tienen reglas del juego clara, los que tienen un sistema judicial creíble son los países menos corruptos, son los países de mejor nivel de educación y los de mayor ingreso por habitante y, por ende, los países de mayor progreso social para sus ciudadanos.

El Informe Global de Competitividad del Foro Económico Mundial, del cual INCAE es socio, indica que en América Latina los países que lideraron la región fueron Chile (en el puesto 33) y Costa Rica (en el puesto 47). En el otro extremo, El Salvador y Venezuela fueron dos de los tres peores países.

El Informe del Índice de Corrupción, preparado por Transparencia Internacional, reporta resultados muy similares. Los países latinoamericanos con el índice más bajo de corrupción son Uruguay, Chile y Costa Rica. Los de índice más alto son Guatemala, Nicaragua y el peor Venezuela.

Es decir, todos debemos tener claro que democracia y el imperio de la ley son factores fundamentales para el desarrollo de una sociedad y el bienestar de sus ciudadanos.

Así como es claro que un MBA de INCAE es fundamental para que seamos profesionales más exitosos, debe ser claro que la democracia y el imperio de la ley son fundamentales para una mejor sociedad.

Entonces, ¿cómo construimos la región y el país que queremos entregar a las siguientes generaciones? ¿Cómo nos aseguramos que nuestros países sean viables para nuestros hijos y nuestros nietos? Haciendo más de lo mismo, no nos llevará al lugar deseado.

La institucionalidad en Latinoamérica se ha deteriorado con democracias fallidas y escándalos de corrupción a lo largo de la región. El caso Odebrecht, que involucró a funcionarios de gobierno de muchos de nuestros países para obtener beneficios en contrataciones públicas, es la definición de texto de corrupción y falta de ética en el trabajo. 

Expresidentes de varios países de la región están en la cárcel o a las puertas de procesos judiciales; otros mandatarios enfrentan semanas de tensión por protestas sociales que acumulan ya decenas de muertes, como es el caso de Nicaragua, cuyo gobierno hasta hace poco era clasificado como estable, con alianzas con el sector productivo, buenas salud macroeconómica y aceptable crecimiento económico.

La historia nos vuelve a recordar ahora que el verdadero progreso social se logra donde exista institucionalidad y democracia, en donde se penalice la corrupción. Solo así nuestros países podrán ofrecer la seguridad, respeto y ética que sus ciudadanos merecen y luego podrán ser considerados viables para inversiones que generen empleos dignos e inyecten capital a nuestras economías.

Pero la democracia es más factible en sociedades educadas, porque, como decía Nelson Mandela, la educación “es el arma más potente para cambiar el mundo”. 
Cuando un país carece de educación no podrá siquiera pasar a la fase de eficiencia y mucho menos de innovación. Esto únicamente irá abriendo la brecha entre la minoría con riquezas y la vasta población en niveles altos de pobreza extrema.

Las necesidades en educación son complejas e incluyen la preparación para un mundo que cambia drásticamente y que nos cuesta entender. Pero cada uno sentado aquí puede cambiar la realidad de nuestras sociedades, aunque sea de una persona en una persona.

Así que vuelvo a formular la pregunta: ¿cómo construimos la región y mas específicamente el país que queremos entregar a las siguientes generaciones?

En países como los nuestros el sector privado tiene una responsabilidad mucho mayor que la de su rentabilidad. Su función constructora es tan indispensable como la de los políticos, sin cuya presencia las sociedades derivan en anarquía, en autocracia, en sociedades fallidas.

En todos los países latinoamericanos el sector privado tiene la responsabilidad de velar por la institucionalidad. De velar para que tengamos buenos políticos para lograr un desarrollo sostenible e incluyente a largo plazo mediante la inversión en la educación, en la construcción de instituciones fuertes, en busca de un camino de progreso económico y bienestar para todos los ciudadanos. Esto es hacer política correctamente y nos corresponde a todos participar.

Solo así podremos iniciar a romper los ciclos de nuestros países, con profesionales que fomenten los ingresos a través de sus negocios, pero respetando el concepto de sostenibilidad a través del respeto de nuestros recursos naturales, fomentando la inclusión social, y promoviendo la institucionalidad, ya que como bien sabemos, no puede haber empresas exitosas en sociedades fallidas.

---------------------------

Extracto del discurso ofrecido por Enrique Bolaños, Rector de INCAE, durante la Ceremonia de Graduación del Executive MBA 2018-I.

---------------------------

Executive MBA

A través de módulos semanales diseñados bajo los más altos estándares, impartidos por una Facultad formada en las más prestigiosas universidades del mundo y con clases dictadas en tres continentes, INCAE le brinda la oportunidad de adquirir, junto a profesionales de toda la región, una visión gerencial global con relevancia local. Próxima edición:  Agosto, 2018.

Más información

---------------------------

Las mejores maestrías ejecutivas de América Latina

Diseñadas para ajustarse a las necesidades de tiempo e inversión de los profesionales de hoy, nuestras maestrías ejecutivas ofrecen educación de vanguardia impartida por la mejor Facultad de la región y potenciada por alianzas con varias de las escuelas de negocios más prestigiosas del mundo.

Más información