Publicación

Las claves de la carrera de las mujeres hacia un CEO

19 de Julio 2018
Executive Education INCAE

El ascenso de liderazgo femenino se manifiesta en muchas historias particulares de éxito compuestas por claves diversas. Debería quizá hablarse de “los liderazgos femeninos”, en plural, porque hay tantos como mujeres que los ejercen, con sus estilos, sus conocimientos y sus contextos.

No hay, pues, un “abc” para el camino de una mujer hacia un puesto de liderazgo, una gerencia o de CEO en una empresa, sea pequeña o grande. Sí hay, sin embargo, consejos generales de mujeres que han alcanzado el éxito y lo renuevan cada día, como es el caso de Margaret Rose Grigsby, presidenta de Brain Power y profesora de INCAE Business School, y de Morella Ramírez, gerente general del Centro de Servicio de Citi, además de Cynthia Serrano, presidenta de Entrepeneurs Organization (EO) en México.

Ellas pusieron en común los factores de sus liderazgos, centrándose en la autoconfianza y la necesidad de incidir para transformar la cultura de las organizaciones y hacerlas más justas. Aquí algunas de sus claves:

¿Cuál es el principal factor de éxito para ser la líder?

- Margaret: Es la autoconfianza de saber qué puedo hacer y qué puedo aprender, siendo consciente de lo que sé y lo que falta en el ámbito profesional y lo personal. 
- Morella: Son muchos factores, pero uno de los elementos es el branding y crear una reputación de ser alguien que puede ayudar a conseguir las metas. A mí me contrataron al principio sólo para ser analista de gastos, que es bastante básico, pero participé más allá de lo que me pedían y la empresa vio en mí una aliada. Así he ido construyendo mi carrera, siempre haciendo más allá de mis responsabilidades.
- Cynthia: Fijarme objetivos grandes y buscar la manera de conseguirlos, sabiendo que somos nosotras las que nos ponemos límites en la mente. Además es importante procurar entornos empáticos para ejercer el liderazgo. 

¿Cuáles son los elementos y competencias necesarias para las mujeres al ser CEO?

- Cynthia: La persistencia, la intuición y enfocarse en los objetivos sin hacer demasiado caso a los comentarios.
- Morella: Uno de ellos es la oportunidad de tomar riesgos realistas y conscientes. Siempre he sentido un miedo por la incertidumbre, pero he sabido que uno puede aprender
- Margaret: Trabajar mucho en inteligencia emocional para ser líderes y no sólo especialistas. Importante estar en un lugar donde uno puede aportar valor, donde uno puede florecer. Además, procurar siempre tener mentores porque, como en la física, se necesita una fuerza que nos impulse.

¿Cómo alcanzar el máximo potencial para seguir creciendo en las empresas y las vidas personales?

- Morella: Lo primero es creérnosla y procurar estar libre de frustraciones. No sentir que estoy sacrificando áreas de la vida. También es bueno saber que hay momentos de bajar el ritmo y otros de avanzar más rápido. 
- Cynthia: Compitiendo sin dejar de ser mujeres, sin pretender comportarnos como los hombres sólo porque ellos han logrado el éxito en ocasiones. Es importante mantener el balance entre la persona que una es, la familia y lo profesional.
- Margaret: Lo primero es decidir que uno quiere liderar y ponerse adelante, sabiendo que trae sacrificios. Uno de los grandes daños es crear el mito de la supermujer, porque es insostenible. Tampoco sirve la falsa modestia, hablar bajito o sentarse en la silla de atrás hasta creer que se tiene la respuesta perfecta. Hay que crear los escenarios que deseamos, pero con apertura para aprovechar lo que surja.

¿Cuáles elementos hacen falta en el mundo corporativo para un mayor empoderamiento femenino y la disminución de las brechas de género?

- Margaret: Lo primero es transformar la cultura y así cualquier esfuerzo caerá en terreno fértil, con diversidad para incorporar y no solo para tolerar.
- Morella: Necesitamos entrenar a los hombres, porque discriminan quizá de manera inconsciente. Necesitamos crear conciencia sobre todo a los que tienen mayoritariamente el poder de incidir.
- Cynthia: Hay que mejorar las redes de apoyo y las capacidades de ayuda entre las mujeres, en lugar de vernos como competidoras.