Publicación

“El coach verdadero te ayuda a descubrir tus propias estrategias ganadoras”

30 de Noviembre 2018
Randall Corella V.

¿Cómo lograr que los equipos de trabajo alcancen el máximo desempeño? ¿Qué ruta seguir para progresar dentro de la organización? ¿En cuáles habilidades debería apoyarme para alcanzar mis objetivos y en qué oportunidades de mejora tengo que concentrarme?

Preguntas como estas podrían tener una respuesta ante la intervención de un coach; un profesional que en los últimos años ha ganado relevancia en el mundo empresarial. Y su protagonismo también va en aumento.

De acuerdo con el Global Coaching Study 2016, en el mundo existen más de 53.300 coaches profesionales en ejercicio, la mayoría de ellos se concentra en Europa Occidental (35%). En América Latina y el Caribe, se estima que existen por lo menos 4.000 coaches profesionales y 1.000 gerentes directivos con habilidades de coaching.

¿Son los coaches una moda o una verdadera necesidad? ¿Cuál es su papel y qué les diferencia de un psicólogo o un consultor? Patricia Cauqui, Master Certified Coach (MCC) por la International Coach Federation (ICF), asegura que el secreto de quienes ejercen el coaching está en comprender que ellos no son maestros, sino facilitadores para que los demás descubran, por sus propios medios, la ruta hacia el aprendizaje. 

“El coach busca actuar de manera alineada con los objetivos de la empresa. Normalmente este profesional es contratado para trabajar con directivos, niveles altos y medios de la dirección y colaboradores con alto potencial. La idea es que descubran sus fortalezas y áreas de mejora y así contribuyan a alcanzar los objetivos generales de las organizaciones”, afirmó la Directora Académica del programa Certificación en Coaching Ejecutivo.

De acuerdo con Cauqui, lo que hace el coach es ayudar a que las personas pongan en orden todo su potencial interno, siempre desde la pregunta abierta y nunca desde la inducción. La esencia está en permitir que los otros obtengan sus propias respuestas, no marcarles el camino.

“Cuando las personas van al psicólogo, por lo general, lo hacen para explorar su pasado y comprender los porqués del presente. El coach, en cambio, tiene su mira puesta hacia el futuro. No enseña, ayuda a aprender”, afirma.

“Lastimosamente la propia palabra coaching se presta para confusión y abuso. Muchos dicen ser coaches, pero en realidad lo que hacen es ofrecer consultorías, que es muy diferente. Recordemos que el coach verdadero lo que busca es que la persona descubra sus propias estrategias ganadoras”, añade.