Publicación

¿Ya están en las aulas los profesionales del futuro? 

30 de Noviembre 2018
Executive Education INCAE

Si el futuro es de la energía de hidrógeno, los autos eléctricos, la medicina biónica, la inteligencia artificial, la fibra óptica, la robótica y las ciencias del agua, ¿dónde están los egresados de esas áreas?, se preguntó unas semanas atrás Julio Millán, presidente del World Future Society, Capítulo México, en el documento Capacidades y Carreras en la Economía del Conocimiento

“El futuro requerirá de arqueólogos submarinos, biomatemáticos, abogados en bioderecho, filósofos de la producción industrial, urbanistas digitales, tecnoagricultores, tecnojuristas… pero muy pocas universidades se están sumando al proceso de la economía del conocimiento para los próximos 50 o 100 años”, anota Millán.

Las profesiones que menciona el representante de esta organización, encargada de plantear escenarios futuros en distintos ámbitos, no son especulaciones sin sustento. En el informe Revolución de Habilidades 2.0: los robots no necesitan postularse, el CEO global de la reclutadora ManpowerGroup, Jonas Prising, señala que los mayores aumentos de personal en los siguientes años estarán en áreas vinculadas a la Cuarta Revolución Industrial, tales como tecnologías de la información, con 6%, front line, 11%, y manufactura y producción avanzada, 36%.

El directivo de ManpowerGroup es aún más contundente: “Debemos migrar a más personas de las industrias en declive a los sectores en crecimiento: trabajadores de la industria textil a materiales técnicos, mineros de carbón a programación. Esto significa que, en el futuro, puede que el éxito no siempre requiera de un título universitario, sino del continuo desarrollo de habilidades”. 

Las habilidades a las que se refiere el ejecutivo son las digitales y tecnológicas, considerando que “el aumento de la Industria 4.0 está alimentando el renacimiento de una fabricación avanzada”, pero también las que no son nada nuevo en la teoría organizacional, pero si escasas y que han tomado relevancia en los últimos años: liderazgo, comunicación, gestión, colaboración, trabajo en equipo, etc.

“Son habilidades éstas últimas que jamás van a estar en un robot y, por lo mismo, su valor está aumentando. Es en la buena mezcla entre conocimientos en alta tecnología y estas fortalezas humanas donde los empleadores ven los verdaderos desafíos”, se menciona en Revolución de Habilidades 2.0.

Si el perfil de los futuros profesionistas que está en las áreas STEM (science, technology, engineering, mathematics) y en las habilidades “blandas”, como también aseguran otras firmas globales de reclutamiento, como Hays, la pregunta planteada por Millán estaría definiendo no sólo el futuro de los egresados de las universidades en el mercado laboral, sino el de las propias instituciones de educación superior, porque ¿qué razón de ser tendrían si no están dotando a los estudiantes de las habilidades y el conocimiento que esperan de ellos sus futuros empleadores?

Extracto del artículo publicado por la revista Forbes Centroamérica y República Dominicana N°52.