Lejos del hogar: una nueva familia incaista | Maestrías INCAE
Publicación

Lejos del hogar: una nueva familia incaista

08 de Mayo 2019
Maestrías INCAE

Andrea Handal tenía una carrera exitosa y estable en el área comercial de una empresa grande en Honduras, de más de 150 empleados, cuando su esposo le manifestó su interés de cursar un MBA de tiempo completo en INCAE.

Luego de algunas dudas y planes, renunció y se mudaron al campus en Costa Rica junto a su hija de tres años y medio. Tras diez meses de vivir aquí, nos comparte su experiencia:


¿Qué te motivó a venir con tu esposo a INCAE?

Las ganas de apoyarlo en todo. Mi trabajo era muy estable, ganaba súper bien e iba para largo mi puesto, pero en realidad pensé en la decisión que él quería tomar. En ningún momento dudé en apoyarlo; somos una familia, debemos estar unidos y apoyarnos en las decisiones que se tomen.


¿Cómo ha sido el proceso de adaptación?

Al principio un poco dificil, Costa Rica es muy diferente a mi país. Estábamos acostumbrados a vivir en edificios, pero nos fuimos adaptando y armando la casita a nuestro gusto. Ahora le hemos agarrado mucho cariño.
 

¿Cómo fue el cambio para tu hija?

Yo tenía mucho miedo por ella, pero se adaptó muy rápido. En Honduras vivíamos en un apartamento encerrados, sin naturaleza, animales o plantas. Aquí se le abrió otro mundo, empezó a conocer los animales, ver árboles y cosas nuevas.

Además, al venir a Costa Rica, fue a la escuela por primera vez y ahora habla como tica. Para ella no fue tan difícil como yo pensé. Mi familia le pregunta: “¿usted es de Honduras o de Costa Rica y ella dice que de Costa Rica”. Está súper feliz, para los niños el lugar es ideal.


¿Cómo es la convivencia con otras familias que viven en INCAE?  

Hemos hecho amistades de todos los países, el grupo de casados es increíble. Las esposas siempre nos juntamos, cocinamos, tomamos café o hacemos cualquier vuelta juntas. La soledad no ataca.

Al principio yo estaba preocupada de aburrirme, ya que llevaba una vida ajetreada en el trabajo de lunes a sábado. Antes casi no tenía vida y la verdad es que aquí no me da tiempo de aburrirme.


¿Qué le dirías a otra familia que está indecisa en venir?

Que se animen, por lo menos a mi núcleo familiar le ha caído súper bien el estar aquí. Hemos aprendido mucho más el uno del otro, hemos podido disfrutar más a nuestra hija y como pareja también.

Creo que mi esposo siente el apoyo de nosotras y para él eso ha sido de bastante ayuda para poder llegar hasta donde está, ya casi por graduarse. Después de toda la lucha algo mejor vendrá para la familia.

….

Andrea está convencida de que las amistades y las experiencias vividas aquí les abrirán oportunidades a futuro. En pocos meses su esposo obtendrá su título y estarán listos para retomar sus carreras y asumir nuevos retos en cualquier país donde decidan ir.

Suscríbase a nuestro blog