Publicación

Del liderazgo tradicional al "tecno-liderazgo"

14 de Mayo 2019
INCAE Executive Education

“Si alguien te ofrece una oportunidad increíble, pero no estás seguro de que puedes hacerlo, di que sí. Luego, aprende cómo lograrlo”, ha dicho Richard Branson, director de Virgin Group. “Los éxitos más importantes se consiguen cuando existe la posibilidad de fracasar”, ha mencionado Mark Zuckerberg, fundador de la red social Facebook. 

Ambos son ejemplo de cómo cada líder tiene su propio punto de vista sobre qué es liderazgo y cómo lo ejercen entre quienes los siguen. Ese pilar de vida, no solo de los negocios, ha tenido que ir evolucionando con el paso del tiempo, debido al surgimiento de nuevas tecnologías y generaciones de personas, así como cambios culturales. 

Dicha situación camaleónica continuará y obligará a los protagonistas a tener una constante capacitación y visión positiva hacia los procesos.

“A inicios del siglo XXI se definía el liderazgo como las personas que tienen la capacidad de efectuar y dirigir el cambio. Hoy, el liderazgo se define como la capacidad de poder marcar el camino (entender la estrategia), reaccionar rápidamente ante la incertidumbre (agilidad mental) y crear un entorno de influencia (agilidad interpersonal)”, afirma Alejandro Domínguez, associate client partner de Korn Ferry. 

El surgimiento de nuevas plataformas digitales, como las redes sociales y los podcasts, ha tenido dos consecuencias en este campo: primero, ha obligado a los líderes de antaño a adaptarse y segundo, ha abierto más posibilidades de llegar a las personas, sin importar su edad. 

Sin embargo, la efectividad del liderazgo dependerá de que los protagonistas elijan el canal adecuado, una estrategia correcta y que su mensaje se adecuado y con un objetivo.

“Ser un líder efectivo en la era tecnológica y digital implica tener una comprensión reforzada de las influencias y preferencias culturales, habilidades mejoradas para promover una mentalidad global, salvar brechas culturales y mejorar las interacciones con colegas, clientes, proveedores y otros interesados diversos”, detalla Domínguez.

“La agilidad para poder definir estrategias impactantes, orientadas a establecer una visión de cambio inclusiva y cultivar una cultura de confianza, será el apoyo para transformarse y satisfacer las cambiantes necesidades del negocio”, agrega.

Viendo el escenario, los expertos señalan que no hay una plataforma indispensable, pero sí es cierto que algunas van perdiendo terreno. Las más empleadas son las redes sociales y los podcasts. Una referencia es la red LinkedIn, la más buscada cuando se trata de liderazgo empresarial.

“Está comprobado que, en una comunidad profesional, de liderazgo serio y ejecutivo, la gente confía mucho en la credibilidad de una página como esa. Entonces, para los líderes es importante tener una buena representación como huella digital ahí, explica Ismael Cala, comunicador y estratega de vida y desarrollo humano.

En cuanto a los podcasts, afirma que “no solo son el futuro, sino el presente, porque la gente quiere escuchar las cosas en su tiempo y de la voz de expertos a los que les cree y eso no lo ofrece necesariamente la programación de la radio”.

Extracto del artículo publicado en la revista Summa, N°295.


 

Suscríbase a nuestro blog