Publicación

Discurso de Enrique Bolaños en el "Encuentro Empresarial COSEP-AMCHAM-FUNIDES", en Montefresco

11 de Septiembre 2019
susan.fernandez

11 de septiembre 2019

Muy buenos días apreciados amigos empresarios de COSEP, AMCHAM y FUNIDES.

Primero quiero saludar a José Adán, Michael y Álvaro y decirles que nos alegramos que están bien. Es triste que en la Nicaragua de hoy todavía suframos actos vandálicos de esa naturaleza.

Tuve el gusto de recibirlos a todos ustedes aquí hace ocho meses y hoy les doy nuevamente la bienvenida a esta su casa, INCAE. Como les dije aquella vez, cómo me gustaría que la discusión fuera sobre cómo INCAE puede apoyarlos en temas de innovación, emprendimiento, o de la revolución tecnológica que nos viene, pero lamentablemente tampoco hoy es el día para conversar esos temas. Hoy el tema de conversación es nuevamente la crisis de turno en nuestra historia.

Estamos en una crisis nacional en todos los aspectos. Todos la conocemos. No necesito explicarla. Como consecuencia esto nos lleva a toda la tragedia que hemos vivido, resultando en un alto nivel de desempleo, y con una economía en deterioro acelerado. Urge resolver esta crisis pronto para que regrese la paz, tranquilidad y desarrollo para los nicaragüenses.

Al enfrentar estos enormes retos, les pido que consideren que viene después, ¿cuál es la Nicaragua que queremos construir? En INCAE creemos que el futuro de Nicaragua y de todos nuestros países tiene que basarse en cuatro pilares:

  1. La creación de instituciones democráticas sólidas.
  2. El fortalecimiento del clima de negocios.
  3. El progreso social.
  4. Y quizás el más importante: promoviendo la ética y transparencia en todo lo que hacemos.

En institucionalidad me refiero, entre otros, a temas como un poder ejecutivo transparente, moderno y eficiente, un poder judicial independiente, una autoridad electoral eficiente y honesta, una asamblea representativa, partidos políticos modernos, sociedad civil activa, entre otros.

En el clima de negocios debemos entender todos, como sociedad, que el desarrollo económico es el que va a impulsar el bienestar del ciudadano. Necesitamos una economía competitiva, moderna, que aproveche la cercanía al mercado americano y que nos haga entrar al siglo 21. Necesitamos crear las condiciones para que se pueda atraer inversiones.

Cuando hablo de progreso social me refiero a temas como salud, educación, oportunidades, libertad y derechos personales, para todos los ciudadanos.

Y como bien saben: sin honradez, sin buen uso de los pocos recursos, sin transparencia esto no se va a lograr.

Sabemos lo fácil que es destruir el desarrollo de un país, lo vivimos a finales de los 70’s y durante los 80’s. Pero más aún, sabemos lo difícil que es construir ese país. Lo hemos vivido los últimos 30 años. Hoy estamos otra vez con una economía en destrucción. A raíz de nuestros problemas políticos, hoy, 40 años después de la caída de Somoza estamos en el nivel económico en el que estábamos hace 60 años. Con razón nuestra gente no ve futuro en Nicaragua.

En los 70’s el entonces COSIP dio el campanazo al país. En los 80’s el COSEP fue una luz, dio esperanza, y en buena medida fue el foro de unión democrática que ayudó a llevarnos a los cambios en 1990. En los últimos 10 años el COSEP lideró un esfuerzo que llevó al país a crecer a más del 4.5% anual. Sin embargo, dicho crecimiento no fue sostenible y todos sabemos por qué.

Otra vez le toca al sector privado liderar este cambio, liderar los procesos que fortalezcan nuestro país. Unirse en una visión de nación que tenga como cimientos los cuatro pilares que les mencioné. Siento que el país está listo: los jóvenes, la sociedad civil, la población en general.

Ustedes tienen la oportunidad histórica de ser una luz y guía para nuestros ciudadanos. Lideren con ejemplo. Sean la luz de institucionalidad. Que nadie les cuestione en este tema. Sean la luz de valores, sean la luz de honradez y transparencia en todo lo que hacen. Empecemos en este foro a cambiar la cultura política de nuestro país. Solo así construiremos la Nicaragua soñada y dejaremos de vivir circularmente de crisis en crisis.

Es hora que rompamos para siempre este ciclo que se repite y así incentivar la creación del país viable que todos anhelamos. 

Nuevamente bienvenidos todos. Que Dios bendiga a Nicaragua.