En plena crisis: salud y seguridad | INCAE
Publicación

En plena crisis: salud y seguridad

24 de Julio 2020
Daniel Cardeño A.

“En plena crisis” es un análisis dividido en cinco artículos de los efectos del COVID-19 en diferentes industrias, tomando en cuenta algunos cambios logrados por las nuevas tendencias tecnológicas en el mundo. Esta aborda los sectores de salud, seguridad, trabajo, comunidad, comercio, cultura y entretenimiento, además de un análisis de la tecnología 5G por su especial involucramiento en varios mitos contemporáneos. 

Sector salud

Sin duda es el más impactado, pues la alta demanda ha rebosado la capacidad instalada en varios hospitales del mundo. Por suerte, el sector vive su momento más tecnológico de la historia. La tecnología digital ha permitido procesar y analizar información de todo el mundo para detectar la causa del virus, analizar y aislar la secuencia de la que está compuesto. Para rastrear zonas de contagio no solo usan información directa, también toman datos alternativos que ayudan a rastrearlo, como el informe de movilidad entregado gratuitamente por Google.

Diferentes iniciativas en varios países han utilizado la impresión 3D para agilizar y contribuir con la producción de respiradores artificiales e implementos hospitalarios, como es el caso del colectivo Makers en España. En algunas clínicas y hospitales de Estados Unidos y Asia, han implementado el uso de robots para interactuar con pacientes contagiados del virus con el fin de limitar la exposición de trabajadores, como lo expresa Evan Ackerman en la revista IEEE Spectrum.

El cambio abrupto en los estilos de vida ha afectado la salud mental de muchas personas y el alcance de profesionales no es suficiente. Los chatbots, una tecnología que parecía que había perdido su gloria, resurge, según un reporte de CB Insights, gracias a compañías que han buscado la eficiencia en la automatización y han desarrollado algoritmos más complejos de entendimiento. Estos ahora son capaces de interactuar con personas y generar respuestas mucho más empáticas. Su uso en la medicina permite separar los casos críticos de los menos urgentes, así como dar un seguimiento básico a personas que han sufrido cuadros de depresión.

Sector de seguridad

Desde que se masificó el Internet, hemos sido testigos de un nuevo tipo de crimen y a su vez de un nuevo surgimiento de tecnologías, la ciberseguridad. Hoy la población mundial está hiperconectada, pasa la mayor parte de su día en línea realizando cada vez más transacciones e interacciones con empresas, personas, softwares y aplicaciones. Esto significa que los usuarios tienen su información personal, bancaria y social en diversas plataformas y permite que los hackers aprovechen estos datos para engañar a través del “phishing”, una metodología que busca sustraer información mediante falsos anuncios publicitarios de bancos y otros negocios. Gracias a la inteligencia artificial empleada por servidores de correo electrónico como la de Microsoft 365, muchos de esos mensajes terminan en el basurero y nunca llegan a nuestro buzón de entrada.

Otra forma en la que los hackers atacan es irrumpiendo los servidores de las empresas, aprovechándose de sus vulnerabilidades y sustrayendo datos personales. En el caso de una clínica, podrían obtener la información personal y el historial médico de sus pacientes, para luego usarlos con el fin de extorsionar a los usuarios directamente o vender esta información valiosa a empresas para campañas de mercadeo, como fue el caso de Cambridge Analytica en el 2018. A esto están expuestas todas las compañías, como lo reportó el Grupo de Inteligencia SITE. Por lo mismo, la seguridad de la infraestructura digital de toda empresa se convierte en un factor indispensable y de extremo cuidado.
 

Suscríbase a nuestro blog