El MBA internacional en Latinoamérica que cambia vidas
Publicación

César Figueroa, el Incaísta que creyó en su talento y destruyó todas las barreras

29 de Marzo 2022
María Fernanda Vargas Cordova

Hace 3 años la vida de César Figueroa cambió, lo que parecía una meta imposible, se convirtió en la decisión que transformó toda su carrera: su maestría internacional.

Un camino lleno de obstáculos no lo disuadió a cambiar la ruta que había pensado para su desarrollo profesional. Este ingeniero hondureño de 36 años tenía claro que quería hacer su MBA en la escuela de negocios número uno de Latinoamérica, INCAE. Este programa se caracteriza por ser 100% inmersivo, de 15 meses de duración y que se lleva a cabo en nuestro campus de Costa Rica. 

César aún recuerda las grandes preguntas a las que se enfrentó cuando se veía cada vez más lejos de su meta: ¿Seré capaz de lograrlo?, ¿podré pagar una deuda tan grande?, ¿realmente vale la pena?

Solo el trabajo duro, dedicación y esfuerzo le dieron respuesta: “Estoy bastante contento, vale la pena llegar a INCAE, mi vida ha cambiado y mi condición socioeconómica también”, afirma. Luego de aplicar por tres ocasiones, finalmente fue elegido como candidato al Master in Business Administration. La experiencia laboral y examen de admisión fueron 2 puntos claves que tuvo que fortalecer antes de conseguir su ingreso: “Luego de estudiar con un tutor, durante un mes, por seis horas semanales y practicando todos los fines de semana,  ¡logré ser electo!”.

Sin duda, la inversión fue otro gran desafío que tuvo que resolver. Con mucha creatividad obtuvo los fondos necesarios para financiar su maestría. Aunque no tenía ahorros, era dueño de algunos bienes que podía vender para tener su primer fondo, además recibió la asesoría financiera de la coordinadora de admisiones de la institución, quien le invitó a explorar varias alternativas, entre ellas el apoyo financiero de INCAE. Para obtener el porcentaje final para su ingreso, tocó la puerta de una entidad internacional, la cual le brindó un crédito para llegar al siguiente escalón profesional. 

Una vez dentro, César puso en marcha una nueva idea para solventar sus gastos: vender comida los fines de semana. Eligió un plato típico de Honduras, las baleadas, y tuvo el apoyo total de sus compañeros. “Gracias a eso, logré pagar la parte que me correspondía para poder seguir estudiando”, cuenta Figueroa.

El viaje no ha sido fácil, pero sonríe recordando cada paso que lo ha llevado a ser gerente de sucursal de Grupo Lafise, una consolidada entidad financiera en Costa Rica. “Recuerdo que dos semanas después de mi graduación en 2019, ¡conseguí trabajo! Fue gracias a una feria de empleo que realizó INCAE, apliqué a todos los bancos que estaban ahí y resultó que conocía a la Gerente de recursos humanos de Lafise gracias a un evento que había hecho la institución, ¡se crea una red de contactos que te ayuda a posicionarte en el futuro!”, comentó.

El MBA que tomó César, tiene como objetivo el desarrollo de destrezas gerenciales, así como conocimientos en las áreas funcionales de la administración con un enfoque particular en los negocios de América Latina, herramientas que supo aprovechar para convertirse en un talento competitivo. 

César tomó una decisión que transformó su carrera, no solo duplicó los ingresos que recibía solo con el pregrado, sino que además, logró una colocación en un país distinto al suyo. “En el banco, estoy dando buenos resultados y todo ha sido gracias a las herramientas que me dieron. Aún recuerdo mi viaje en bus, llovía bastante, se me mojó el pasaporte, no tenía nada. ¡Era un caos! En septiembre del 2020, la historia es distinta”, concluyó.

Esta historia no hubiera podido tener este desenlace si César no hubiera creído primero en sí mismo.

Suscríbase a nuestro blog